El Banco Central de Brasil considera que, tras una fuerte caída en el primer semestre de 2020 como consecuencia de la paralización de las actividades provocada por la pandemia del coronavirus, la economía brasileña comenzará a recuperarse gradualmente en el tercer trimestre de este año.

La previsión consta en el acta de la última reunión del Consejo de Política Monetaria (COPOM) del Banco Central, en la que la entidad decidió reducir la tasa básica de interés hasta un 2,25% anual, su menor nivel histórico, como medida para incentivar una economía fuertemente impactada por la pandemia.

"El escenario básico considerado por el Copom tiene en cuenta una fuerte contracción del PIB en la primera mitad de este año, seguida de una recuperación gradual a partir del tercer trimestre", afirma el acta de la reunión del organismo, según un informe de la agencia EFE.

El informe considera que el peor momento de la crisis ocurrió en abril, cuando prácticamente todos los estados de Brasil impusieron medidas de distanciamiento social para frenar el avance de la COVID-19 que paralizaron la industria y cerraron el comercio, pero que en mayo y junio la retracción no será tan profunda.

De acuerdo con el documento, el PIB de la mayor economía sudamericana sufrió en el primer trimestre de 2020 su mayor caída en los últimos 5 años, y los indicadores más recientes indican que la contracción será aún mayor en el segundo trimestre.

Según un indicador divulgado la semana pasada por el propio Banco Central, la actividad económica en Brasil se retrajo un 9,73% en abril frente a marzo y un 15,09% en comparación con el mismo mes del año pasado, sus mayores retrocesos en los últimos 17 años.

De acuerdo con la entidad, la actividad económica acumula una caída del 6,94% en el período entre febrero y abril frente al trimestre inmediatamente anterior (noviembre-enero). En el acumulado de los cuatro primeros meses del año la retracción económica se ubica en el 4,15% frente al mismo período de 2019.

Los datos difundidos por el organismo emisor brasileño refuerzan las proyecciones según las cuales Brasil sufrirá este año su mayor recesión en varias décadas.

Los economistas del mercado calculan que la caída del PIB brasileño en 2020 será del 6,50%, pero algunas proyecciones, como la del Banco Mundial, son aún más pesimistas y prevén una retracción del 8 por ciento.

Antes de que la mayor economía sudamericana fuera impactada por la pandemia, tanto el Gobierno como los economistas proyectaban una recuperación más fuerte en 2020, con un crecimiento del 2,5 por ciento.

De acuerdo con el acta de la última reunión del Copom, los subsidios que el Gobierno está distribuyendo para ayudar a los más necesitados a paliar la pandemia y las medidas de estímulo al crédito pueden tener un impacto positivo en la demanda en los próximos meses.