El sector de la construcción puede ser la mejor alternativa para que el gobierno de Jair Bolsonaro desencadene una aceleración del aún lento crecimiento económico brasileño, asegura Mario Mesquita, economista jefe de Itaú Unibanco.

Las inversiones en vivienda tienen un fuerte impacto en el mercado laboral y podrían ayudar a reducir el alto nivel de desempleo en el país, que ha sido uno de los obstáculos para mejorar el sentimiento del consumidor, dijo Mesquita en una entrevista con la agencia Bloomberg. "Esta industria es quizás la que puede ofrecer la mayor ventaja para la actividad", afirma Mesquita. "La política monetaria ayuda a todas las actividades, pero puede tener un mayor impacto en el sector inmobiliario que en otros sectores que enfrentan barreras", agregó.

Para impulsar la economía, la construcción sería más efectiva que las inversiones en infraestructura, que tienden a tomar más tiempo porque pueden enfrentar obstáculos regulatorios, incluidos los ambientales, asegura el economista. Las privatizaciones, que también forman parte de la agenda del gobierno, son importantes para mejorar la eficiencia de la economía, pero no se ha visto como "un cambio de la noche a la mañana" en términos de crecimiento, dice.

Mesquita, que trabajó como director del banco central entre 2006 y 2010, afirma que las medidas para reducir la burocracia y mejorar la regulación podrían favorecer al sector inmobiliario, así como la decisión de permitir que los contratos inmobiliarios se ajusten por el IPC. Sin embargo, Mesquita advierte que el gobierno no debe incurrir en estímulos artificiales, sino que debe centrarse en medidas a favor del mercado. "Hemos pasado por un proceso de desintoxicación estatal", afirma.

Según el economista de Itaú, el lento crecimiento de la economía es la mayor preocupación de los inversores en relación con el país. Además de la incertidumbre causada por la guerra comercial entre Estados Unidos y China, cita el impacto de la crisis en Argentina ûel tercer mayor socio comercial de Brasilû, la cual llevó a Itaú a reducir su estimación para la expansión del PIB de este año de 1% a 0,8 por ciento.

Infraestructura
En tanto, un estudio difundido en las últimas horas muestra que Brasil necesita invertir más del doble de lo que gasta anualmente en proyectos de infraestructura para mantener y modernizar los puertos, aeropuertos y las carreteras del país.

Los datos, divulgados por la consultora Inter.B, muestran que el país sudamericano invierte actualmente 133.000 millones de reales (33.250 millones de dólares) en mantener y modernizar su infraestructura, aunque necesitaría invertir 162.000 millones de reales (40.500 millones de dólares) más.

En 2019, las inversiones, tanto públicas como privadas, en proyectos de infraestructura deben representar el 1,87% del Producto Interior Bruto ( PIB) brasileño, equivalente a 133.000 millones de reales (33.250 millones de dólares), aunque lo ideal sería que este porcentaje subiera al 4,15% del PIB, es decir, unos 295.000 millones de reales (73.750 millones de dólares).

Ver más productos

El Presidente llamó a jefes provinciales y dirigentes, ¿para qué? (Archivo).

El misterioso llamado de Macri a los gobernadores previo al debate

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

El Papa no soporta hechos de corrupción.

Aumentan las operaciones contra Francisco

Ver más productos