La inflación en Brasil se ubicó en 0,87% en el peor mes de agosto desde 2000, y acumula 9,68% en los últimos 12 meses, acercándose un poco más a la temida cifra de dos dígitos.

En lo que va del año, el índice de precios al consumo avanzó 5,67%, por encima del techo de la meta del Banco Central (BCB), de 5,25%, para todo 2021.

"Es la mayor variación para un mes de agosto desde 2000", informó el instituto oficial de estadísticas (IBGE). En agosto de 2020, la inflación marcó 0,24%, mientras que en julio de este año fue de 0,96 por ciento.

El rubro que más impactó en el avance de los precios fue el de transportes, especialmente con un alza del 2,80% de la gasolina, consecuencia del alza del petróleo en el mercado internacional. En todo el año, la gasolina acumula un avance del 31,09% y el etanol, del 40,75 por ciento.

Preocupación

Dos rubros que tuvieron un gran impacto en los precios, influenciados por la grave crisis hídrica que vive el país, fueron alimentación y bebidas (1,39%) y gastos de vivienda (0,68%), con destaque de la energía eléctrica (1,10%).

El dato del índice de los últimos 12 meses revive los temores de una inflación de dos dígitos.

La disparada inflacionaria es, junto al desempleo, que afecta a 14,4 millones de brasileños, el peor dolor de cabeza en el terreno económico para Bolsonaro, cuya popularidad cayó a su peor nivel (24%) por su caótica gestión de la pandemia y las investigaciones judiciales en su contra.

noticias relacionadas