El Reino Unido detectó la presencia de la variante brasileña del coronavirus, una cepa que se propaga rápidamente y que se cree podría ser resistente a las actuales vacunas, una noticia que desató alertas en el país, aunque el Gobierno ya descartó dar marcha atrás con su plan de reapertura gradual de la cuarentena.
A contra reloj, las autoridades de salud británicas tratan de identificar y localizar urgentemente a una persona infectada con la variante brasileña del coronavirus que surgió en Manaos, en la norteña Amazonía brasileña.
Esta cepa fue detectada en tres personas que llegaron a Escocia y en otras tres en Inglaterra, pero una de estas últimas no puede ser localizada porque no facilitó sus datos en el formulario cuando realizó el test, dijo el secretario de Estado para las Vacunas, Nadhim Zahawi.
"Estamos trabajando para tratar de localizarla", dijo a la BBC, y pidió a "cualquiera que se haya sometido a la prueba el 12 de febrero" que se presente ante las autoridades "si no ha recibido el resultado".
La cepa comparte algunas de las mismas mutaciones que la variante sudafricana, es altamente transmisible y puede reinfectar nuevamente a una persona que ya tuvo el virus.
No obstante, los científicos están investigando si esta variante tiene una mayor tasa de mortalidad o si afecta las vacunas o los tratamientos.