El presidente venezolano, Nicolás Maduro, aseguró que aceptará la colaboración del FBI en la investigación del atentado con drones cometido hace una semana en un desfile de la Guardia Nacional Bolivariana en Caracas.

El mandatario pidió al fiscal general, Tarek William Saab lade, que "ratifique" la propuesta de "cooperación" con la Embajada de Estados Unidos en Venezuela. "Yo estaría de acuerdo con que venga el FBI [à] y ayude a desmembrar las células terroristas que están en Florida", dijo el mandatario.

Maduro acusa a Osman Delgado Tabosky, que supuestamente reside en Florida, de financiar el atentado con drones y un asalto al fuerte militar Paramacay, en el Estado de Carabobo, en 2017. "Es desde la Florida donde se activa la explosión del dron que explota al frente de la tribuna presidencial", ha afirmado. Con insistencia ha pedido al Gobierno de Donald Trump que extradite al presunto conspirador.

También ha cargado contra el periodista peruano Jaime Bayly por afirmar que conocía el plan del ataque. "Imagínense ustedes a un periodista en la televisión venezolana hablando, por ejemplo, del asesinato, qué Dios lo cuide, del presidente Donald Trump. ¿Qué haríamos aquí? Lo primero es capturarlo, iría a la cárcel y si es extranjero lo extraditaríamos", agregó.

La persecución contra opositores se acentuó tras el ataque con drones del pasado sábado. El Gobierno exigió a la Interpol la captura de Julio Borges, expresidente del Parlamento, radicado en Colombia. Maduro ha vuelto a acusar al opositor de haber recibido "la orden, los recursos logísticos y el apoyo" para asesinarlo. También fue arrestado el diputado Juan Requesens por presuntamente participar en el complot.