La jefa de Gobierno saliente de Alemania, la canciller Angela Merkel, que transita sus últimos días en el cargo, pidió "restricciones adicionales" para luchar contra la pandemia del coronavirus porque "cada día cuenta" para frenar la ola de contagios que sufre ese país.

"Necesitamos restricciones adicionales", dijo la canciller saliente en conferencia de prensa en Berlín, y agregó que así se lo dijo a su sucesor, Olaf Scholz: "Podemos gestionar juntos este periodo de transición y buscar todas las medidas necesarias", expresó.

Es un "día triste", prosiguió Merkel, tras conocer que se superó la cifra de 100.000 muertos por coronavirus. "Por supuesto que es un día muy triste, que tengamos que llorar a 100.000 víctimas del coronavirus. Y, lamentablemente, en este momento, se están sumando más de 300 muertes cada día", dijo Merkel en Berlín.

Desbordes

"La situación sigue siendo demasiado grave, porque todavía estamos en una fase de crecimiento exponencial (de las infecciones) y porque los casos que se están diagnosticando hoy formarán parte de los pacientes de cuidados intensivos en 10 o 14 días", dijo la jefa de Gobierno, citada por la agencia de noticias AFP.

"Tenemos que tener mucho cuidado para asegurarnos de que nuestros hospitales no se vean desbordados", agregó.

La líder alemana, que ejerció el poder 16 años y está en funciones hasta que asuma su sucesor, el mes que viene, dijo que ya se vislumbraban cientos de muertes más por Covid-19, a casi dos años del primer caso detectado en Alemania.

Diferencias

Las muertes "se corresponden muy claramente con el número de infecciones que están teniendo lugar. Sabemos qué porcentaje promedio de personas no sobrevivirán a esta enfermedad, agregó, con rostro sombrío.

El martes, Merkel convovó a Scholz y sus socios para hablar de la emergencia sanitaria, y les pidió aplicar un confinamiento porque considera insuficientes las actuales medidas sanitarias. 

La nueva coalición rechazó la propuesta y en cambio, Scholz anunció la creación de una nueva célula de crisis sobre la pandemia en la Cancillería.