El ministro de Interior alemán, Horst Seehofer, alertó a sus socios de la Unión Europea ( UE) del crecimiento de nuevos flujos migratorios: "Si nosotros, como Unión Europea, no tenemos fuerza para resolver el problema, experimentaremos lo que experimentamos en 2015, que fue una pérdida de control", dijo en declaraciones recogidas por el diario alemán Bild.

A mediados de septiembre de 2019, según la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), llegaron a Grecia 36.582 nuevos migrantes, entre los que se contaban 4.433 menores no acompañados, y se espera un número creciente de refugiados, especialmente procedentes de Pakistán y Afganistán.

"Tenemos que ayudar más a nuestros socios europeos con los controles en las fronteras exteriores de la UE, los hemos dejado solos durante demasiado tiempo", sostuvo el titular de Interior alemán. El ministro resaltó, tras las conversaciones con turcos y griegos que mantuvo junto con la nueva presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, que "todo ayudará a garantizar que esto no vuelva a suceder", y agregó que tiene "el pleno apoyo de la canciller alemana", Angela Merkel.

"Los estados fronterizos externos están actuando bajo responsabilidad paneuropea, por lo que sus intereses merecen mayor consideración, y he prometido pleno apoyo, que es la solidaridad europea del futuro", afirmó el político alemán a través de la cuenta oficial de Twitter del Ministerio.

Según el acuerdo UE- Turquía suscrito en 2016, los recién llegados a suelo comunitario pueden ser devueltos a Turquía, pero solo después de que se hayan sometido a un procedimiento de registro y asilo en Grecia. Pero en el país heleno solo hay 19 jueces de asilo para realizar estos procedimientos.