Los principales partidos de Alemania iniciaron complicadas conversaciones con otras fuerzas para intentar formar el primer Gobierno pos-Angela Merkel, en medio de señales de que el bloque conservador de la canciller saliente, tras la peor elección de su historia, deberá ceder el poder a sus rivales socialdemócratas por primera vez en 16 años.

El inicio del proceso de consultas, que se prefigura muy prolongado, coincidió con el 31° aniversario de la reunificación alemana y una exhortación de Merkel, en el que se espera sea uno de sus últimos grandes discursos, a proteger la democracia alemana de los demagogos y a superar divisiones.

"Tenemos diferencias pero también cosas en común. Estén dispuestos a reunirse con los demás [...] y tengan la capacidad de soportar las diferencias", dijo Merkel en la ciudad oriental de Halle en el acto oficial central por la reunificación del Este y el Oeste del país, en 1990, tras su superación al término de la Segunda Guerra Mundial.

Las declaraciones se interpretaron como un llamado implícito a los partidos políticos de Alemania, motor político y económico de la Unión Europea (UE), para que superen sus divisiones tras las elecciones generales del 26 de septiembre, en un contexto de difíciles negociaciones para formar Gobierno que se estima podrían durar varios meses.

Alternativas

Muy probablemente, se necesitará una alianza de tres formaciones con programas muy distintos para alcanzar una mayoría, algo que no ocurría desde los años 1950.

La opción que de momento se considera más plausible es la de una coalición del Partido Socialdemócrata (SPD), que fue el más votado, con 25%, con los ecologistas de los Verdes y los liberales del FDP, una fuerza de derecha.

El SPD, liderado por Olaf Scholz, mantuvo hoy sus primeras reuniones por separado con los verdes y el FPD, informaron las agrupaciones en redes sociales.

"Creo que podemos conseguir buenos resultados rápidamente", dijo tras los contactos el líder del grupo parlamentario socialdemócrata, Rolf Mützenich, a la agencia de noticias alemana DPA.

El bloque conservador de Merkel, cuyo líder Armin Laschet es señalado por los malos resultados, también intenta aliarse con los Verdes y el FDP para seguir en el poder.