El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, defendió el bombardeo por parte de fuerzas israelíes a un edificio en la Franja de Gaza que albergaba oficinas de medios de prensa al asegurar que fue "un objetivo perfectamente legítimo".

La Torre Jala, donde tenían sus instalaciones sedes de la agencia estadounidense The Associated Press (AP) y la cadena árabe Al Jazeera, supuestamente también albergaba "una oficina de inteligencia de la organización terrorista palestina que prepara y organiza ataques terroristas contra civiles israelíes", expresó hoy Netanyahu, en alusión a Hamas.

"Entonces, es un objetivo perfectamente legítimo", argumentó el premier a la cadena de televisión estadounidense CBS, según replicó la agencia de noticias AFP. Israel "comparte con nuestros amigos estadounidenses toda esta información", agregó.

Por su parte, la editora y vicepresidenta de AP, Sally Buzbee, dijo a CNN que no sabía qué información manejaba el ejército israelí, y exigió una "investigación independiente sobre lo sucedido".

Según Netanyahu, el ejército tomó "todas las precauciones para asegurarse de que no hubiera víctimas civiles". El premier reafirmó el "derecho natural a la autodefensa" de Israel y aseguró: "haremos lo que sea necesario para restablecer el orden y la calma, la seguridad de nuestro pueblo y la disuasión".

"Estamos tratando de reducir la capacidad de Hamas y su voluntad de volver a hacer esto. Llevará tiempo, espero que no demasiado, pero no es inmediato", agregó.

Asimismo, Netanyahu negó que Israel haya rechazado una tregua propuesta por Egipto y aceptada por Hamas. "Francamente, si Hamas pensó que podía disparar cohetes y relajarse mientras disfrutaba de inmunidad, estaba equivocado", acusó el primer ministro y denunció que al movimiento islamista palestino de "esconderse detrás de sus civiles usándolos como escudos humanos".