El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, dijo que se opone a los intentos de convocar a nuevas elecciones y exhortó a sus socios de la coalición a mantener el actual gobierno de poder compartido.

"El miércoles, la oposición tratará de arrastrar a Israel hacia elecciones innecesarias", dijo Netanyahu al inicio de la reunión de su parrtido de derecha Likud. "El Likud votará en contra de las elecciones y a favor de la unidad".

Yair Lapid, presidente de la oposición y líder del partido de centro Yesh Atid, dijo que intenta presentar una iniciativa de ley en el Parlamento para una votación sobre la disolución del Parlamento y convocar a nuevas elecciones.

Exhortó al partido Azul y Blanco, el principal socio de la coalición de Netanyahu, a apoyar el proyecto.

Benny Gantz, líder del partido Azul y Blanco y primer ministro alterno de Israel, se enfrentó con Netanyahu por el retraso en la aprobación del presupuesto estatal para 2020. Gantz demanda la aprobación del presupuesto de inmediato pero Netanyahu sostiene que se debe aplazar hasta el próximo año.

Netanyahu y Gantz formaron el gobierno de poder compartido en mayo luego de las elecciones de marzo en las que ningún partido obtuvo suficientes votos para formar un gobierno de mayoría. Esas fueron las terceras elecciones consecutivas en Israel en menos de un año.

Netanyahu ha enfrentado un creciente enojo público por el manejo que ha hecho el gobierno del brote de la COVID-19 y de la prolongada crisis económica.