El líder opositor Alexei Navalny denunció que fue "envenenado" en la prisión rusa donde cumple condena por convocar una marcha de protesta que derivó en la mayor represión policial contra disidentes políticos de los últimos años.

Navalny, el principal adversario político del presidente Vladimir Putin, difundió una foto suya tomada en un hospital, en la que se lo ve con su cara hinchada, en especial alrededor de los ojos.

Su abogada y su médica personal dijeron más temprano que Navalny al parecer había sido atacado con un agente tóxico desconocido en la prisión donde está detenido desde la semana pasada por organizar una marcha que se realizó en Moscú el sábado último, y en la que fueron arrestadas unas 1.400 personas.

En su blog, Navalny escribió que el sábado se despertó durante la noche porque sentía quemazón en la cara, los oídos y el cuello.

"Podría haber sido envenenado", dijo haber pensado en ese momento. Cuando se despertó el domingo, su cara estaba hinchada y sus párpados eran "del tamaño de pelotas de ping pong", prosiguió.

La hinchazón remitió luego de ser tratado con corticoides en el hospital, dijo Navalny, que añadió que ahora se veía "como alguien que ha estado bebiendo (líquidos) una semana".