El Parlamento alemán aprobó importantes medidas del plan de estímulo propuesto por el gobierno para paliar las consecuencias económicas de la pandemia de coronavirus, como la reducción del impuesto al valor agregado ( IVA) y una asignación a las familias con hijos.

Ambas medidas, aprobadas también con posterioridad por el Bundesrat (Consejo Federal), entrarán en vigor el 1 de julio.

La reducción del IVA, del 19 al 16 por ciento, está diseñada para impulsar el poder adquisitivo de los trabajadores, ya que millones de ellos cobran salarios reducidos porque se acotaron las horas de trabajo por la pandemia de coronavirus.

Asimismo, el tipo de IVA que se aplica a los alimentos y otros suministros esenciales pasará del 7 al 5 por ciento, publicó la agencia de noticias DPA

El Parlamento también aprobó la inyección de dinero en forma directa para las familias radicadas en Alemania, que recibirán un bono de 300 euros (338 dólares) por cada hijo. El pago se realizará en dos plazos, con 200 euros en septiembre y 100 al mes siguiente.

El nuevo plan de estímulo del gobierno de coalición que encabeza Angela Merkel supondrá que Alemania asuma una deuda de 218.500 millones de euros este año, lo que implica un récord para el país.