Tras un duro informe del organismo de control atómico de la ONU, el secretario de Estado de los EEUU, Antony Blinken, advirtió que se agota el tiempo para retomar el diálogo por el acuerdo nuclear, mientras que el presidente iraní, Ebrahim Raisi, advirtió que las "acciones poco constructivas" amenazan con "interrumpir" las negociaciones.

"No pongo una fecha, pero nos estamos acercando a un punto en el que un regreso estricto al cumplimiento del [acuerdo nuclear] no reproduce los beneficios que logró ese acuerdo", indicó Blinken ante periodistas en Alemania, informó la agencia de noticias AFP.

El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) publicó un informe redactado en términos muy duros, en el que afirma que las tareas de control en Irán fueron "seriamente socavadas" después que Teherán suspendiera algunas inspecciones de la agencia de la ONU a sus actividades nucleares.

Presiones

En tanto, Raisi le dijo en una conversación telefónica con el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, que "es natural que en el caso de un comportamiento no constructivo en la OIEA" el país no tenga "una respuesta constructiva".

Las declaraciones del nuevo mandatario iraní siguen la línea de la postura adoptada por su Administración en las últimas semanas, que considera que la "presión" de Occidente hace peligrar el acuerdo nuclear.

Así, Raisi reivindicó en su conversación con Michel que Irán no violó el acuerdo nuclear, sino que fue Estados Unidos quien lo hizo, informó la agencia de noticias iraní Mehr.

Raisi le reprochó a Washington que no haya habido "ningún cambio en la política estadounidense hacia Irán", informó la agencia de noticias Europa Press.

Tiempos

"Se ha mantenido el mismo enfoque y las mismas medidas, es decir, las sanciones y la presión sobre Irán", criticó el mandatario iraní.

Además de las negociaciones nucleares, ambos líderes también abordaron las relaciones bilaterales entre Irán y la Unión Europea, ante lo que Raisi manifestó su intención de desarrollarlas, aunque advirtió que para que esto suceda, Bruselas debe distanciarse de las medidas que adopten países como Estados Unidos.

Se espera que las negociaciones se reanuden con un nuevo equipo, no obstante, Teherán apuntó que esto puede demorar todavía dos o tres meses.