El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, prometió informar de manera "muy definitiva" los orígenes del coronavirus, luego de admitir en los últimos días las sospechas de que fue creado en un laboratorio chino.

"Lo haremos dentro de un tiempo", indicó el mandatario, sin ofrecer mayores precisiones, indica una agencia internacional citada por medios on line.

El pasado jueves, Trump afirmó estar seguro de que el covid-19 se originó en un laboratorio de Wuhan y sostuvo que es posible que Beijing no pudo contener el brote o dejó que el virus se propagara.

La CIA, sin embargo, refutó la teoría conspirativa al afirmar que el nuevo coronavirus "no es artificial ni genéticamente modificado". Aun así, dijeron que siguen estudiando la hipótesis de Trump y sus asesores de que la pandemia podría ser producto de un accidente en un laboratorio chino.

Las versiones conspirativas fueron alimentadas también por el secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, quien aseguró el pasado domingo que existe una "evidencia enorme" de que el coronavirus se originó en un laboratorio de Wuhan, aunque tampoco aportó evidencias.

En ese sentido, Pompeo agregó que " China tiene un historial de infectar al mundo, y tiene un historial de gestión de laboratorios de calidad inferior". "Estas no son las primeras veces que el mundo ha quedado expuesto a un virus como resultado de fallos en un laboratorio chino", añadió el funcionario.

Y cargó contra las autoridades china por su "falta de cooperación" al no dejar que los occidentales ingresen al país para tomar muestras del virus.

Trump, por su parte, amenazó a China con nuevas sanciones comerciales como castigo por la pandemia.