Funcionarios de Israel se cuestionan si la vacuna contra el coronavirus (Covid-19) desarrollada por Pfizer BioNTech tiene la efectividad informada por el laboratorio y advirtieron que puede que no proteja contra las nuevas cepas de la enfermedad. "La protección contra el Covid-19 de la primera dosis de la vacuna de Pfizer es menos efectiva de lo que la empresa informó", sentención Nachman Ash, encargado de diseñar la estrategia para combatir la pandemia.

Hasta el momento, más de dos millones de israelíes fueron vacunados con la primera dosis de la vacuna de Pfizer, mientras que 400 mil también recibieron la segunda dosis. Según Ash, mucha gente se infectó entre la primera y la segunda dosis. El país es el que más rápido avanza en el mundo con la vacunación, medido per cápita.

Sin embargo, según el Ministerio de Salud israelí, más de 12.400 personas dieron positivo en el test de coronavirus después de recibir las vacunas. Esta cifra incluye a 69 personas que recibieron la segunda dosis.

"Parece ser que la protección ofrecida por la primera dosis es menos efectiva de lo que habíamos pensado", dijo Ash. Los datos sobre el efecto protector contra el virus de la primera dosis son "más bajos de lo que Pfizer presentó", agregó. Ante este panorama, el epidemiólogo propuso extender la cuarentena hasta el 4 de febrero.

La efectividad real de la vacuna de Pfizer

El labortorio norteamericano había informado que la vacuna tenía una efectividad de alrededor del 52 por ciento después de la primera dosis, y que esta aumenta a alrededor del 95 por ciento después de la segund dosis.

Sin embargo, la jefa del departamento de salud pública del Ministerio de Salud,  Sharon Alroy-Preis, indicó que el porcentaje era levemente menor (50 por ciento) tras la primera dosis. Por su parte, el mayor proveedor de servicios de salud de Israel, Clalit, había entregado información complementaria, que indicaba que el nivel de efectividad era del 33%. 

La efectividad real estaría entre el 30 y el 40%

Según las autoridades, el problema puede radicar en que las variantes más contagiosas del virus, en particular la cepa británica, está impactando en la efectividad de inmunización de la vacuna de Pfizer-BionTech, aunque los especialistas preveían que la aparición de nuevas cepas no modificaría los niveles de inmunización. 

Ash, según informó la agencia AJN, sostuvo ante las autoridades sanitarias que la variante británica del coronavirus está detrás del 30 por ciento de las infecciones actuales y se convertirá en la cepa dominante en Israel dentro de semanas, por lo que recomendó extender la cuarentena nacional por dos semanas hasta el 4 de febrero.

El Ministerio de Salud israelí confirmó un récord de 10.021 infecciones en las últimas 24 horas, mientras que la tasa de positividad de los testeos se encontraba en el 10 por ciento, por primera vez en más de tres meses.

A un mes de la campaña de vacunación de Israel, los funcionarios del Ministerio de Salud esperaban ver una disminución de las infecciones diarias y de los casos graves, pero no hay tal tendencia en este momento.