El presidente de Rusia, Vladimir Putin, promulgó la ley que permite registrar como agente extranjero a las personas físicas que reciban financiación de otros países, ampliando así la categoría, en la que hasta ahora solo era posible incluir a personas jurídicas. La ley, aprobada el 25 de noviembre en el Parlamento, permite "reconocer como agente extranjero a las personas físicas que divulguen los materiales de los medios de comunicación marcados como agentes extranjeros o participen en su creación y que reciban dinero o propiedad desde el extranjero o de las entidades financiadas de fuentes extranjeras". La ley sobre personas jurídicas se ha utilizado principalmente contra medios de comunicación y organizaciones no gubernamentales, en respuesta, según Moscú, a medidas similares de Washington contra entidades rusas. Apunta a quienes intentan influir en las decisiones de las autoridades rusas, de acuerdo con la agencia de noticias Sputnik.