El 31% de los encuestados que creen en Dios afirmaron "firmemente" que el virus "es una señal que Dios le está diciendo a la humanidad", mientras que el mismo porcentaje calificó a la pandemia como "una posible acción de Dios".

Así lo reveló una consulta de la Universidad de Chicago Divinity School y el Centro de Investigación de Asuntos Públicos Associated Press-NORC en  Estados Unidos. La rama protestante y evangélica son más propensos que otros a creer esta premisa, con un 43%, en comparación con el 28% de los católicos y los protestantes tradicionales, precisó el estudio. 

"Podría ser una señal, como 'oye, compórtate', no sé", reveló Dejesus, de 52 años, quien dijo que cree en Dios pero no se considera religioso. "Parece que todo iba en una buena dirección y, de repente, obtienes esta cosa de coronavirus que sucede, surge de la nada".

En relación a la metodología, los investigadores precisaron que se hizo la pregunta a todos los estadounidenses que dijeron creer en Dios, sin especificar una fe específica.

En grado de impacto, los estadounidenses de ascendencia negra fueron los "más propensos" que aquellos de otros orígenes étnicos, a decir que "sienten que el virus es una señal de que Dios quiere que la humanidad cambie", independientemente de su educación, ingresos o género. Por su parte, el 47% aseguró que siente eso fuertemente, en comparación con el 37% de los latinos y el 27% de los estadounidenses blancos.

En la comunidad afroamericana el número es mayor en la considerar al coronavirus como "un mensaje de Dios"

A nivel general general, el 82% de los estadounidenses afirmó creer en Dios; y el 26% dijo que su sentido de fe o espiritualidad "se ha fortalecido como resultado del brote". Solo en el 1% se debilitó.