Rusia comenzó a movilizar tropas adicionales para reforzar su ofensiva en Ucrania. Esta semana, el presidente Vladimir Putin anunció que enviaría a 300.000 reservistas al frente de combate, y la noticia provocó un gran revuelo social: se agotaron los pasajes de avión para salir del país, y en Google se dispararon las búsquedas sobre cómo "quebrarse un brazo". Aún así, las autoridades afirman que miles de personas se habían presentado voluntariamente.

Luego de que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, firmara el decreto de “movilización parcial” de 300.000 reservistas, se pudo ver a cientos de ciudadanos rusos respondiendo a convocatorias militares: el ejército ruso dijo que cerca de 10.000 personas se presentaron de manera voluntaria en las últimas 24 horas para ser movilizadas.

Sin embargo, el anuncio, con reglas poco claras sobre a quienes abarcaba específicamente, generó pánico entre muchos hombres que pensaron que podrían ser reclutados debido a posteos en redes sociales sobre personas a las que les llegaron citaciones. El Ministerio de Defensa aseguró que “no se convocarán a los estudiantes universitarios ni a los reclutas, sino a quienes ya hayan prestado servicio militar”. 

Los jóvenes rusos buscan escapar de la guerra a toda costa: “quebrarse un brazo”, “salir de Rusia”, "pasaporte ruso" y "emigración" se volvieron tendencia en las búsquedas de Google. En paralelo, hubo un incremento exponencial de los precios en pasajes de avión para salir del país, mientras que los vuelos a capitales cercanas se agotaron completamente. Incluso, en un video se puede ver al ejército ruso descubriendo a un hombre escondido en una heladera para evitar ser convocado a combatir. El frenesí se dio horas después del anuncio del presidente ruso de solicitar reservas militares para reforzar sus tropas en Ucrania.

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, le pidió a los rusos “protestar” contra la movilización o a “rendirse” y dijo en un mensaje de video que "55.000 soldados rusos han muerto en esta guerra en seis meses (...) ¿Quieren más? ¿No? Entonces, ¡protesten! ¡Luchen! ¡Huyan! O ríndanse" y añadió: "Son sus opciones de supervivencia".

La confrontación diplomática y la movilización de nuevas tropas coincide con los referendos que, desde hoy y hasta el martes próximo, llevarán a cabo cuatro regiones ucranianas bajo control total o parcial de Moscú para ser anexadas al territorio de Rusia. Las consultas se realizarán en las orientales Donetsk y Lugansk, que juntas forman la región del Donbass. También en las sureñas Jerson y Zaporiyia. Pese a los rechazos, las autoridades prorrusas instaladas en estos territorios reiteraron que los procesos iban a efectuarse.

"Subrayo que haremos todo lo posible para que se den las condiciones de seguridad necesarias para la celebración de los referendos, de modo que la población pueda expresar su voluntad", dijo Putin en su discurso del miércoles pasado.

La doctrina militar rusa prevé la posibilidad de recurrir a ataques nucleares si los territorios considerados como rusos por Moscú son atacados, lo que podría ser el caso de las zonas anexadas. En el terreno de combate, en tanto, los bombardeos persisten.

Intercambio de prisioneros

Rusia confirmó la llegada de 55 prisioneros de guerra y Ucrania recuperó 215 militares ucranianos. Se trata del mayor canje desde el inicio de la invasión.

También fueron liberados 10 extranjeros, incluyendo cinco británicos y dos exmilitares estadounidenses, que pelearon junto a las fuerzas de Ucrania.