La "movilización parcial" que anunció el presidente de Rusia, Vladimir Putin, sobre territorios ucranianos generó una revolución en el pueblo ruso. Apenas se enteraron de la noticia, miles de personas se asustaron por la posibilidad de ser reclutados, por lo que muchos compraron pasajes solo de ida hasta agotar vuelos y otros protestaron en contra de la guerra. Estos últimos no tuvieron tanta suerte: múltiples informes alertaron que cientos de manifestantes fueron detenidos y, luego, reclutados para las reservas militares.

En su discurso del miércoles, Putin llamó a 300.000 reservistas a "proteger la soberanía, la seguridad y la integridad territorial de Rusia," y a "apoyar el deseo y la voluntad" de sus "compatriotas de determinar su propio futuro". Aunque tanto él como su ministro de Defensa aseguraron que solo se reclutaría a quienes ya habían sido llamados anteriormente, la situación generó muchas dudas entre los rusos.

Y, con eso, comenzó la paranoia. Por un lado, miles de personas empezaron a buscar pasajes a países limítrofes, a tal punto que se agotaron los boletos a Turquía, Azerbaiyán, Serbia y otros estados. Otros, más desesperados, buscaron "salir de Rusia" sea como sea o, aún peor, cómo "quebrarse un brazo". El objetivo de todos era el mismo: no ir al ejército, sobre todo en un momento donde las tropas ucranianas recuperan territorios y evidencian las falencias del ejército ruso.

Miles de personas fueron arrestadas por protestas contra la guerra

Por otro lado, el anuncio de Putin generó lo que se cree que son las protestas más grandes en Rusia desde que comenzó la guerra en febrero. Allí, alrededor de 1.300 personas fueron detenidas, según alertó la organización rusa de derechos humanos OVD-Info. Para algunos de ellos fue la peor suerte: múltiples informes consignaron que algunos de los arrestados fueron reclutados para el ejército.

La despedida de los nuevos soldados rusos

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, no pareció negar los informes en una sesión informativa el jueves y, según los informes, dijo que reclutar a los manifestantes "no es contra la ley". Uno de los detenidos fue amenazado con ir a juicio por negarse a ser reclutado. El gobierno alertó que el castigo por rechazar el servicio militar obligatorio es ahora 15 años de cárcel.

CNN mostró una serie de videos previamente publicados en un canal comunitario que mostraban varias familias despidiendo a un grupo de hombres que abordaban colectivos. Otras personas fueron filmadas esperando un transporte en Yakutiya, un vasto territorio siberiano, y en el aeropuerto de Magadan en el lejano oriente ruso.

En redes sociales se difundieron imágenes de varios manifestantes en Ulan Ude, en el este de Siberia, con carteles que decían "¡No a la guerra! ¡No a la movilización!" y "¡Nuestros esposos, padres y hermanos no quieren matar a otros esposos y padres!"

"Queremos que nuestros padres, esposos y hermanos sigan con vida... y que no dejen a sus hijos huérfanos. ¡Detengan la guerra y no se lleven a nuestra gente!", dijo un manifestante.

Rusia pierde poder de fuego y ya busca soluciones

La medida de Putin se produce después de una serie de reveses militares humillantes debido a una contraofensiva ucraniana. Las fuerzas rusas cedieron el control de docenas de pueblos y aldeas en la región de Kharkiv a Ucrania en las últimas semanas.

Ekaterina Schulmann, politóloga rusa y miembro asociada del grupo de expertos Chatham House, dijo en Telegram que si bien el decreto "describe la movilización como parcial", "no establece parámetros de esta parcialidad, ni territorial ni categórica".

"Según este texto, cualquier persona puede ser convocada, excepto aquellos que trabajan en el complejo militar-industrial que están exentos por el período de su empleo. El hecho de que la movilización se aplica solo a los reservistas o aquellos con algunas habilidades particularmente necesarias se menciona en la dirección, pero no en el decreto".

Las protestas son las más grandes desde que comenzó la guerra

Preocupado por esto, el Consejo de Derechos Humanos de Rusia propuso que los inmigrantes de países de Asia central que hayan tenido la ciudadanía rusa durante menos de 10 años hagan el servicio militar obligatorio en Rusia durante un año.

"Estamos preparando propuestas para nuevos ciudadanos de la Federación Rusa que tienen ciudadanía rusa por menos de 10 años para hacer el servicio militar obligatorio durante un año para personas de países de Asia Central: Kazajstán, Kirguistán, Tayikistán y Uzbekistán", escribió el miembro del consejo Kirill Kabanov en Telegram jueves.

"La negativa a realizar el servicio militar debería implicar la privación de la ciudadanía rusa no solo para una persona responsable del servicio militar, sino también para los miembros de su familia", agregó.