El presidente de  Colombia, Iván Duque, confirmó que, tras una nueva jornada de protestas contra la reforma fiscal en las principales ciudades del país, el Ejército continuará en los centros urbanos donde la situación de orden público se vea afectada.

En un mensaje al país después de la violenta jornada de manifestaciones por el Día de los Trabajadores, Duque explcó que "la asistencia militar se mantendrá hasta que cesen los hechos de grave alteración de orden público", para añadir que las "fuerzas militares están apoyando el trabajo de la Policía Nacional", según informó Europa Press.

En tanto que el Espectador señala otro tramo del discurso, en el que el mandatario destacó que "la figura de asistencia militar seguirá vigente en los centros urbanos donde existen alto riesgo para la seguridad de los ciudadanos y donde se necesite emplear toda la capacidad del Estado para proteger a la población".

Duque recalcó que no se permitirá el "discurso del odio", y advirtió "a los que por la vía de la violencia, el vandalismo y el terrorismo, pretenden amedrentar a la sociedad y creen que bajo ese mecanismo doblegarán a las instituciones", que tomará las medidas que sean necesarias.

Recalcó que su "obligación como Presidente es garantizar el derecho a la protesta pacífica, pero sobre todo garantizar la seguridad de nuestros conciudadanos", y puntualizó que la militarización urbana durará hasta "que cesen los hechos de grave alteración del orden público".

Por otro lado, un total de 97 organizaciones presentaron un documento en el que denuncian ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) violaciones a los Derechos Humanos cometidas por las fuerzas de seguridad en el marco de las protestas contra la reforma tributaria.

Entre los hechos a los que apunta el documento destacanel uso indiscriminado y desproporcionado de la fuerza por la Policía, el abuso de figuras policiales, allanamientos ilegales, judicializaciones arbitrarias y la intervención del Ejército en los escenarios de protesta.

En las protestas del fin de semana se registraon desórdenes y enfrentamientos en Bogotá y Cali, mientras que en muchos puntos de la geografía colombiana se siguen registrando choques entre manifestantes y fuerzas de seguridad.