El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva ganaría las presidenciales en la primera vuelta, si las elecciones, que están previstas para octubre de 2022, se celebrasen hoy.

Así lo indica una encuesta de la firma Ipec, que va en línea con otra difundida la semana pasada por el Instituto Datafolha, que también otorgaba una amplia ventaja al líder del Partido de los Trabajadores ( PT) sobre el actual mandatario, el ultraderechista Jair Bolsonaro.

Ipec dibujó dos posibles escenarios de cara a los comicios. En el primero ofreció a los encuestados una lista con cinco posibles candidatos. El máximo favorito sería Lula, con 48% de los votos, seguido de Bolsonaro, que recibiría un 23 por ciento.

Diferencias

Muy por detrás aparecían el líder laborista Ciro Gomes (8%), el gobernador de Sao Paulo, Joao Doria (3%); y el exministro de Salud Luiz Henrique Mandetta (3%).

Esa diferencia de once puntos más que todos los adversarios sumados llevaría a Lula, que gobernó Brasil entre 2003 y 2010, a proclamarse vencedor en la primera vuelta.

En el segundo escenario, Ipec incluyó diez candidatos. Lula obtendría entonces 45% de los sufragios, por 22% de Bolsonaro y 18% de los otros candidatos, entre los que incluyeron al exjuez y exministro Sergio Moro (5%).

Competidores

Con esos porcentajes, el antiguo dirigente sindical estaría en el límite del margen de error, que es de dos puntos, para ganar también en la primera vuelta, si las elecciones se celebrasen hoy.

Lula, quien quedó habilitado para disputar las elecciones después de que la Justicia le anulara las dos condenas por corrupción que pesaban en su contra, ha dejado entrever que presentará su candidatura para 2022, si el PT así lo desea.

Por su parte, Bolsonaro también pretende presentarse para intentar su reelección, aunque en estos momentos atraviesa su peor momento de popularidad desde que está en el poder.