Lula da Silva podría superar los 54 millones de votos en la primera vuelta de las presidenciales, algo nunca visto en la historia de Brasil, según información de dos consultoras de ese país.

De acuerdo con datos publicados por el Instituto Brasileño de Opinión Pública y Estadística (Ibope) y el Instituto Datafolha de Minas Gerais, si la primera vuelta electoral se hubiera realizado el martes, el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva habría ganado con 54 millones de votos, siendo esta la mayor cantidad de votos jamás recogida por un mandatario del país sudamericano.

Además, el líder del Partido de los Trabajadores ( PT) vencería en las cinco regiones y en 23 de los 27 estados del país. En los cuatro restantes obtendría el segundo lugar, estiman las encuestadoras.

Donde Lula, quien está en la cárcel desde el 4 de abril para cumplir una condena de 12 años y un mes por supuesta corrupción, obtiene el liderazgo absoluto en las encuestas de intención de voto es en la Región Nordeste, donde lo votarían 22 millones de personas (casi el 58 % por ciento del censo).

Otros 19 millones de sufragios a favor del líder del PT procederían del Sudeste, 5,5 millones de votos de los estados del Sur, cinco millones del Norte y otros tres millones de votos de la Región Oeste, de acuerdo con el sondeo.

Hasta ahora el único candidato que casi ha igualado estas cifras es la expresidenta Dilma Rousseff, elegida en 2010 con más de 47 millones de votos. En segundo lugar en los más votados históricamente está el mismo Lula, con sus 39 millones de 2002, y con su reelección de 2006, con 46 millones de sufragios.

El expresidente sigue siendo el candidato favorito en todas las encuestas sobre intención de voto realizadas hasta ahora.

El 17 de agosto, el Comité Internacional de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas ( ONU) demandó al Estado brasileño que asegure a Lula el pleno ejercicio de sus derechos políticos, incluido el de competir como candidato presidencial en las elecciones del 7 de octubre próximo. Sin embargo, el Gobierno brasileño consideró no vinculante esta resolución.

En tanto, el compañero de fórmula de Lula, Fernando Haddad, ratificó que el PT mantendrá la candidatura del expresidente de cara a los comicios de octubre.

"Si ni el pueblo brasileño prescinde de Lula, mucho menos el PT", manifestó Haddad en una actividad de campaña en Belo Horizonte, capital del estado de Minas Gerais.

En una conferencia de prensa en Rio de Janeiro, Haddad advirtió del riesgo de "no aceptar la soberanía popular" en caso de invalidación de la candidatura del exmandatario.

"El peor crimen que se puede cometer contra la democracia es no aceptar la soberanía popular", porque esto llevaría a una "inestabilidad institucional permanente", afirmó el exministro.