El presidente de Cataluña, Quim Torra, rechazó participar en los actos oficiales con motivo del Día de la Constitución española el próximo 6 de diciembre argumentando que el texto original no lo votaron los catalanes actuales.

"No me resulta posible asistir a la celebración de un texto que no fue votado por la gran mayoría de los catalanes con derecho de voto hoy y que se ha convertido en una herramienta que justifica la represión", afirmó Torra en una carta dirigida a la presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet.

En la misiva, el presidente catalán agradece la invitación a un acto en Madrid organizado por las Cortes españolas pero confirma que no asistirá por "motivos estrictamente políticos y éticos".

Según el presidente de la Generalitat, en nombre de la Constitución española "se persigue a las personas que tienen un proyecto político diferente a la unidad del Reino de España".

"Se les persigue, se les pone en prisión y se les obliga a ir al exilio para imponer una voluntad que ya no es voluntaria, sino forzosa", sostiene en su misiva Torra, refiriéndose a los políticos catalanes condenados por el Tribunal Supremo y a los que se encuentran en el extranjero para eludir a la justicia española, entre ellos el exiliado ex presidente Carles Puigdemont, quien condujo el denominado "proces" por el que Cataluña declaró fallidamente su independencia, y que terminó en la intervención por parte del gobierno español.