Un juez federal de Brasilia absolvió a los ex presidentes brasileños Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff del cargo de asociación para delinquir, en uno de los varios procesos por corrupción abiertos contra dirigentes del Partido de los Trabajadores (PT) en Brasil.

La sentencia absolutoria fue dictada por el juez duodécimo federal de Brasilia, Marcus Vinicius Reis Bastos, y también beneficia a los ex ministros de Hacienda, Antonio Palocci y Guido Mantega, así como al ex tesorero de la formación progresista Joao Vaccari. Los cinco estaban acusados de integrar una organización criminal para desviar recursos de Petrobras y financiar las campañas del partido.