La administración de Donald Trump busca acelerar la ratificación del acuerdo de libre comercio entre Estados Unidos, México y Canadá (T-MEC) en el Congreso estadunidense y para tal fin envió a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, una propuesta de cambios para el instrumento legal.

Con el objetivo de que los demócratas superen sus preocupaciones respecto al acuerdo, motivadas fundamentalmente por la eventual aplicación de disposiciones laborales y ambientales, Trump envió a Pelosi un plan de cambios para que los revise y finalmente decida tramitar el convenio.

El plan, según refieren numerosos medios estadounidenses, es el fruto de las conversaciones que esta semana han sostenido en esta capital el Representante de Comercio de los Estados Unidos, Robert Lighthizer, y el subsecretario para América del Norte de la cancillería mexicana, Jesús Seade.

De acuerdo con los reportes, basados en testimonios de personas relacionadas con las conversaciones, Seade abandonó la oficina de Lighthizer cerca del mediodía del sábado, a menos de una hora de haber ingresado, y declaró que las reuniones se retomarán hoy.

"Estamos cerca, estoy seguro (à) No puedo decir nada diferente, estamos trabajando y estamos cerca", comentó Seade a los periodistas congregados en las afueras de la oficina de su par negociador.