La primera Fiscal General de la Unión Europea será la rumana Laura Kövesi, cuyo nombramiento ha sido aprobado por los negociadores del Parlamento Europeo y del Consejo, tras superar las dudas de los Estados miembro y, en especial, el firme rechazo del Gobierno de su país, Rumanía.

"Este acuerdo es una clara señal de que la UE se toma en serio la lucha contra la delincuencia financiera y la protección del dinero de los contribuyentes", ha declarado la comisaria de Justicia, Vera Jourova, que ha destacado que la Fiscalía europea es un instrumento pionero para la lucha contra delitos transfronterizos.

Según cálculos de Bruselas, el fraude contra intereses comunitarios tiene cada año un coste para los presupuestos nacionales en toda la UE de al menos 50.000 millones de euros, por pérdidas en los ingresos procedentes del IVA.