Las principales empresas y entidades de Estados Unidos decidieron volver al trabajo remoto y exigir la vacunación de sus empleados en un contexto donde el ritmo de inmunización bajó considerablemente y la variante Delta toma fuerza en el país, con cada vez más positivos de coronavirus (Covid-19).

Cuando la pandemia ya parecía estar despidiéndose de Estados Unidos, muchas ciudades y compañías decidieron volver a establecer el barbijo obligatorio en lugares cerrados y el requisito de realizarse tests periódicos de coronavirus. Desde las Big Tech hasta las cadenas de supermercados y organismos de Gobierno, muchos sectores debieron dar marcha atrás con las aperturas frente a la amenaza de la pandemia. 

El CDC pidió que se usen barbijos en lugares cerrados en casos de alta circulación de coronavirus

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, calificó las muertes de los no vacunados como "una tragedia estadounidense", al tiempo que el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) publicó nuevas directrices ante el avance de la variante Delta, que es igual de contagiosa entre vacunados y no vacunados. Por eso, el CDC recomendó que se vuelvan a utilizar mascarillas en interiores, sobre todo en zonas donde haya una alta transmisión del coronavirus. 

"El hallazgo es preocupante y fue un descubrimiento fundamental que condujo a la recomendación de mascarilla actualizada de los CDC", explicó la directora del CDC, Rochelle Walensky. Esto significó, además, un golpe directo a la administración de Biden, que había promocionado la eliminación de las recomendaciones de mascarillas para las personas vacunadas en mayo como un paso clave para poner fin a la pandemia.

El sector privado actuó rápido frente a la amenaza de la variante Delta

Uno de los sectores que más rápido respondió a las nuevas recomendaciones fue el de Big Tech. Google Facebook anunciaron que sus empleados deberían vacunarse antes de volver a sus oficinas, algo que ya habían establecido en Twitter y Uber, pero que todavía no sucede en Amazon

"Trabajamos muy de cerca y monitoreamos la situación local y nos adaptamos en consecuencia. Entonces, si eso significa que tenemos que usar máscaras nuevamente, incluso si estamos vacunados, eso es lo que haremos", dijo el jueves el director financiero de Amazon, Brian Olsavsky. Olsavsky agregó que Amazon "todavía apunta a regresar a la oficina en septiembre", trabajando para proporcionar más vacunas a sus empleados pero no exigiéndolas.

Apple también retrasó su regreso a la oficina hasta octubre y comenzó a instar a los trabajadores de la tienda a usar máscaras nuevamente. Además, Twitter cerró sus oficinas de Nueva York y San Francisco, que acababan de abrir, mientras que Google retrasó el regreso desde septiembre hasta la mitad de octubre. 

Walmart reestableció mascarillas y exigió que todos sus empleados se vacunen

A esto también se sumaron las automotrices. Desde el miércoles, Ford volvió a exigir mascarillas en sus instalaciones de Missouri, Florida y Kentucky. General Motors hizo lo propio en su planta en Wentzville, Missouri.

Otra respuesta rápida vino por parte de los supermercados. Walmart, una de las cadenas más grandes del país, le exigió a sus empleados estar vacunados antes del 4 de octubre. Además, volvió a exigir el uso de mascarilla en interiores y duplicó la recompensa a quienes se inmunicen: obtendrán un bono de 150 dólares. 

Este mismo incentivo se replicó en Target, Dollar General o Costco, otras dos de las cadenas que atraviesan todo el territorio estadounidense. Por su parte, Publix también pidió a sus empleados que vuelvan a usar mascarillas, aunque la cadena no exige (pero sí recomienda) vacunarse. 

El mundo del entretenimiento tampoco se vio exento de las nuevas medidas. Los parques de diversiones de Disney volverán a exigir el uso de barbijos, al igual que los espectáculos de Broadway, tanto para el público como para quienes actúen o auidicionen en el famoso teatro. De hecho, para poder asistir a una función es necesario mostrar un certificado de vacunación o, en su defecto, un test negativo.

Los organismos públicos quieren dar el ejemplo

Muchos organismos del Gobierno de Biden también dieron marcha atrás. Según reportó Reuters, muchas agencias federales exigieron mascarillas en edificios federales en "puntos calientes de Covid-19", de acuerdo con las instrucciones emitidas por la Oficina de Administración y Presupuesto de la Casa Blanca (OMB). Así, tanto empleados como visitantes, vacunados y no vacunados deberán volver a usar barbijo. 

También se dispuso que el personal de Asuntos de Veteranos reciba vacunas, que el Departamento de Seguridad Nacional vuelva a implementar el barbijo y que empleados del Pentágono se vacunen y se sometan a tests periódicos.  

Las escuelas piden volver a utilizar barbijos

Las escuelas también se plegarán a las recomedaciones del CDC. Según medios estadounidenses, la recomendación de vacunarse y la exigencia de utilizar barbijo se extendió por todo el país y, por ahora, establecimientos educativos de Washington, Oregon, California, Florida, Maryland, Nashville, Virginia, entre otros, piden que los alumnos y profesores usen mascarillas.