Una reconocida viróloga china advirtió que el mundo podría enfrentar peores pandemias que el actual coronavirus. Shi Zhengli, a la que llaman "la mujer murciélago" por las investigaciones realizadas en enfermedades transmitidas por animales, alertó que los virus que se están descubriendo ahora son “solo la punta del iceberg” e hizo un llamado a la cooperación internacional en la lucha contra las epidemias.

La experta reconoció que existen epidemias mortales que están en camino en una entrevista para la cadena china CHTN. Allí, precisó que los países deben acelerar urgentemente la investigación en las enfermedades zoonóticas mortales. 

La subdirectora del Instituto de Virología de Wuhan reveló que se están descubriendo virus nuevos y potencialmente peores, incluso mientras el mundo continúa luchando contra la pandemia actual. Además indicó que es necesario que científicos y gobiernos sean transparentes y cooperativos en la investigación sobre los virus, y que es “muy lamentable” cuando se politiza la ciencia.

“Si queremos evitar que los seres humanos se vean afectados por el siguiente brote de enfermedades contagiosas, debemos adelantarnos para aprender sobre estos desconocidos virus albergados en animales salvajes en la naturaleza y dar alertas tempranas”, dijo. “Si no los estudiamos, posiblemente habrá otro brote”, agregó más tarde.

También pidió una mayor cooperación internacional en la lucha contra las epidemias, a pesar de las afirmaciones de que China inicialmente ocultó el peligro que representaba el coronavirus.

La científica fue inicialmente convocada a Wuhan en diciembre, cuando surgieron los primeros casos de coronavirus. Un tiempo después, admitió que temía que el virus se podría haber filtrado accidentalmente de su laboratorio.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, aseguró que tenían pruebas concluyentes que eso mismo era lo que había pasado. China negó las acusaciones y luego la propia experta se rectificó y declaró que sintió "un enorme alivio" cuando se estableció que la secuencia genética de Covid-19 no coincidía con ninguna de las que había estudiado anteriormente.

Para dejar en claro su postura, en una publicación en las redes sociales, escribió que “juraría por mi vida” que la pandemia no tiene nada que ver con su laboratorio. A estas declaraciones se sumaron luego las del director del Instituto de Virología de Wuhan, Wang Yanyi, dijo que la noción de que el virus escapó del laboratorio era “invención pura”.

El coronavirus, surgido en diciembre, se ha cobrado la vida de más de 300.000 personas a nivel mundial, dejando un saldo de 5.5 millones de infectados y una crisis económica global. Las hipótesis más concluyentes concuerdan en que el virus se transmitió de un murciélago a una persona en Wuhan.