La Cámara de Representantes de EE.UU. aprobó elevar temporalmente el techo de la deuda de ese país en 480.000 millones de dólares hasta el próximo 3 de diciembre, con lo cual se evitó un default potencialmente catastrófico por parte de la primera potencia del mundo.

La medida fue aprobada con 219 votos a favor por parte de los demócratas y 206 en contra por parte de los republicanos. El Senado había dado luz verde a la propuesta original el pasado 8 de octubre. Ahora sólo resta la promulgación del presidente Joe Biden.

Sin embargo, es una medida provisional. En diciembre, los legisladores tendrán que volver a abordar el tema, y aprobar otros proyectos de ley sobre gasto público para evitar un eventual cierre del Gobierno.

"Hemos evitado temporalmente la crisis antes de la fecha límite de la próxima semana, pero en diciembre, los miembros del Congreso tendrán que optar por anteponer el país al partido y evitar el impago", sostuvo el demócrata Richard Neal.

Por su parte, desde la bancada republicana advirtieron que los futuros intentos de elevar el techo de la deuda por parte de los demócratas encontrarán una fuerte oposición, y aseguran que el oficialismo debe asumir toda la responsabilidad respecto a esta decisión, argumentando que son ellos quienes quieren gastar billones de dólares en programas sociales y afrontar el cambio climático.

Advertencias

"A menos y hasta que los demócratas renuncien a su sueño de una América socialista y de gran gobierno, los republicanos no pueden y no apoyarán el aumento del límite de la deuda y les ayudarán a pavimentar la supercarretera hacia una gran sociedad de derechos", cita AP al republicano Tom Cole.

Las suspensiones o extensiones del techo de la deuda no autorizan nuevos gastos gubernamentales, pero permiten que el Departamento del Tesoro pague las asignaciones que el Congreso ya aprobó.

Hace 10 días la secretaria del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, Janet Yellen, le había pedido oficialmente al Congreso que aumentara el límite de endeudamiento antes del lunes 18, cuando vence el límite actual, y aseguró que, si esto no pasaba, el país podría entrar en una crisis financiera y recesión sin precedentes.