La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) reveló este miércoles a través del Boletín Oficial la prohibición de una marca de aceite de girasol debido a problemas con sus respectivos registros.

Este último tiempo el organismo detectó falsificaciones en ciertos productos como un chocolate con maní, un lote de mayonesa, y hasta una marca de milanesas de soja, en cuyos casos se frenó su fabricación y se prohibió su venta al público. Ahora, la Disposición 1819/2022 apuntó a la marca de aceite "Aceitera Luna" por no tener registros tanto del producto como del establecimiento,

De esta forma, se trata de una marca ilegal, por lo que se prohíbe dentro de todo el territorio nacional la venta de las unidades de este aceite que posee en su rótulo los registros sanitarios RNE N° 01000585 y RNPA N° 01012999, que resultan ser falsificados, ya que utilizan un RNE y RNPA inexistente.

La irregularidad en la marca Aceitera Luna se detectó por parte de la oficina de bromatología de la municipalidad de Rivadavia de la provincia de Mendoza luego que notaran que el producto no cumplía con la normativa alimentaria vigente. En consecuencia, la Dirección de Nutrición e Higiene de los Alimentos provincial dio aviso que la Oficina de Bromatología del lugar hizo una inspección tipo "Autoservicio".

Allí, se confirmó la venta libre de la marca de aceite y se inspeccionaron 82 bidones de 4,5 litros cada uno. También se acudió a la Dirección de Industrias y Productos Alimenticios (DIPA) de la provincia de Buenos Aires para verificar que el producto esté registrado, y fue ahí en donde se reveló que era inexistente.

Luego se procedió a hacer lo mismo con el establecimiento de Aceitera Luna, localizado en "Rodríguez Peña 2338, San Martín, pcia. de Buenos Aires", según el comunicado expedido en el Boletín Oficial, por lo que el Departamento Vigilancia Sanitaria y Nutricional de los Alimentos del Instituto Nacional de Alimento acudió a la Dirección de Industrias y Productos Alimenticios (DIPA) de la provincia de Buenos Aires y se encontraron con que la dirección también figuraba como inexistente.

Acto seguido prosiguieron a visitar el domicilio, que se encontraba cerrado y, según declaraciones de Infobae, un vecino afirmó que en el lugar funcionaba una aceitera pero que no tiene días u horarios de atención al cliente.

Además, se dio a conocer que la comercialización del aceite es online, por lo que mientras tanto, el Departamento Vigilancia Sanitaria y Nutricional de los Alimentos del INAL notificó a al Programa de Monitoreo y Fiscalización de Publicidad y Promoción de Productos sujetos a Vigilancia Sanitaria para que lleven a cabo los pasos a seguir necesarios y correspondientes.

De esta manera, la ANMAT decidió frenar la fabricación del aceite de girasol y prohibir su comercialización con el fin de proteger la salud de los argentinos.