Para detener otra avanzada del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, el Gobierno acelerará en las próximas semanas un pedido para que no rija el libre comercio bilateral en materia automotriz desde junio de 2020, tal como está firmado desde 2015.

Durante la Cumbre del Mercosur, celebrada recientemente en Santa Fe, Brasil dejó en claro que no dejará de discutir la apertura del sector automotriz. En la evaluación de fuentes del gobierno brasileño consultados por este medio, con el acuerdo de libre comercio recientemente alcanzado con la UE, "mantener el sistema actual de cuotas y aranceles dentro del bloque sudamericano es inconsistente, especialmente para los vehículos".

En virtud de ello, el Gobierno tomó nota e intentará desactivar el plan brasileño por el cual regiría el libre comercio desde junio de 2020. En Santa Fe, donde se celebró la última reunión del Mercosur, Bolsonaro dijo que "con otros socios tenemos más y más acuerdos que incluyen estos sectores. Es injustificable que aún no hay entendimiento entre nosotros".

La Argentina, además, pierde mercado automotriz en Brasil a manos de México

El acuerdo del Mercosur con la UE prevé el libre comercio de vehículos 15 años después de la ratificación del acuerdo, con un período anterior de siete años en el que se impondrá una cuota de transición de 50.000 vehículos por año con arancel del 17,5%. La cifra resulta muy inferior al 35% actual, exactamente la mitad. En el período restante, habrá una tabla de reducción gradual de impuestos para los automóviles importados fuera de la cuota. Para el sector de autopartes, el plazo para el libre comercio es de diez años.

Hoy, Brasil y Argentina adoptan dentro del Mercosur un "sistema flexible" que establece que por cada dólar exportado por el país, se deberán importar 1,5 dólares. Este "flex" no ha sido respetado por las terminales automotrices que deberán pagar multas el año próximo por excederse con las importaciones de autos y piezas.

Terminales piden Flex
Frente a la rígida postura de Brasil que exige libre comercio automotriz para 2020, las terminales radicadas en la Argentina consideran que sería un escenario de agudización de la crisis y proponen mantener un "flex" de US$1,7 hasta el 2023, lo que supone una mayor apertura de importaciones a cambio de no liberalizar el mercado. Así ya lo adelantaron fuentes de las terminales, desde donde consideran que "nadie quiere libre comercio en 2020".

"El Pacto Automotor Común (PAC) debería ser renovado, prorrogando el libre comercio al 2023, y con aumento de flex a US$1,7 para los próximos tres años (2020, 2021 y 2022)", señalaron. Como ya informó este medio, las autoridades brasileñas no aceptaron la postura del Gobierno de mantener el "flex" de US$1,5 por dos o tres años más, posteriores al vencimiento del acuerdo. En las automotrices creen que el mayor socio comercial podría aceptar una fórmula de US$1,7 para la ecuación que mide exportaciones e importaciones.

La movida del Gobierno tiene una explicación central: favorecer a varias de las automotrices para que alcancen el flex (dispuesto por norma) en el 2022, y no castigarlas económicamente mediante la ejecución de un seguro. Es que la mayoría de las terminales importaron vehículos de Brasil en forma indiscriminada y a sabiendas de que nunca cumplirán el PAC.

Ver más productos

Macri se juntó con Alfredo Casero

Macri se juntó con Alfredo Casero

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

Ver más productos