En las últimas horas, el Gobierno reglamentó la Ley 27.613, que prevé incentivos tributarios para el sector de la construcción.

El Régimen de Incentivo a la Construcción Federal Argentina y Acceso a la Vivienda, que rige por 120 días, incluye el blanqueo de fondos en el exterior no declarados que se podrán repatriar para proyectos inmobiliarios.

Esta reglamentación, que era muy esperada, repercutió positivamente en el sector.

Leonardo Rodríguez Nader, CEO y co fundador de CMNV-Comunidad de Inversión, indicó que se trata de una "buena iniciativa que apoyamos desde la Cámara de Empresarios de la Vivienda (AEV) desde el primer momento. Estamos haciendo todo para que la misma tenga buena recepción. Los beneficios fiscales e impositivos propuestos en la norma pueden ser un gran motivador para la inversión en la obra privada y, fundamentalmente, en la creación de viviendas. Esta y otras medidas son esenciales y casi no se discuten en el mundo entero para resolver la cuestión habitacional y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos".

Además, el desarrollador señala que "en CMNV tenemos, actualmente, dos proyectos en la Ciudad que están 100% adecuados a la norma tanto para recibir fondos como para aplicar a los beneficios impositivos que prevé la ley. La modalidad de compra es en pesos con ajuste CAC y es un sistema por boletos de compra-venta. Además, son proyectos en zonas claves que permitirán una revalorización en el mediano plazo y están pensados para mejorar las áreas donde están".

Para Hernán Nucifora, CEO de Global Investments, "es una ley que puede dinamizar el sector, un blanqueo destinado a la clase media, para movilizar y motorizar las obras en ejecución, que estén orientadas exclusivamente a proyectos de pozo y con un avance hasta el 50%. Me parece sumamente interesante".

Además, agrega que en el caso de su empresa cuentan con varios proyectos que encuadran dentro de la norma: "Tenemos hoy aproximadamente siete u ocho obras que están en proceso de planos aprobados, en ejecución o vías de ejecución, y con avances inferiores al 50%. Los proyectos van desde Campus Norte en Vicente López; Torres Cardón, en etapa dos, con 2.000 metros de amenities y Camino Building, con 35 unidades, entre otros. Los valores van entre 1.600 y 2.000 dólares el metro cuadrado. También se suma el proyecto Bosque Tortugas, que es uno de los más ambiciosos que tenemos, con 240 unidades. Parte de eso va a estar financiado a 10 años y parte en formas de pago tradicionales: 30% contado y 30 meses para aplicarle al blanqueo".

Federico Rosbaco, CEO de Rosbaco & Partners, señala que desde su compañía tienen "una mirada muy positiva sobre la ley. Se trata de una medida muy esperada, necesaria para seguir apoyando al sector que necesita este tipo de acciones para crear más dinamismo a toda la cadena de valor. Consideramos que hacen falta más incentivos y más apoyo para el sector, con medidas que sean más amplias e inclusivas, como los créditos privados. Creemos que son medidas que van a influir positivamente en toda la cadena de valor de la industria, y que dinamizarán muy positivamente la economía, crearán trabajo, impulsarán el desarrollo social y darán resultados a corto plazo. Además, inyectarán inmediatamente capital a un sector que necesita de este tipo de medidas".

Por último, Alejandro Reyser de RED Real Estate Developers, opina que "la ley está bien pensada y somos optimistas respecto al impacto que puede tener en el sector. Nosotros tenemos hoy cuatro proyectos que podrían aplicarse perfectamente y son IN Lope de Vega, Dorrego Mio, Spot Studios y un nuevo formato de inversión y desarrollo de proyectos de nicho que estaremos lanzando en breve".