La comparecencia de ejecutivos de Twitter y Facebook ante el Senado estadounidense para discutir sobre la injerencia extranjera en las elecciones hizo sufrir ayer en Wall Street a todo el sector tecnológico.

Las empresas de ese ramo lideraron las caídas en la bolsa de Nueva York con un retroceso del 1,50%, que contrastó con los avances de otros sectores.

Twitter terminó la jornada con un desplome de más del 6%, mientras que Facebook cayó un 2,33 por ciento.

Las pérdidas golpearon a otros gigantes del sector, con retrocesos para Apple (-0,65%), Amazon (-2,19%), Netflix (-6,17%), Microsoft (-2,88%) o Alphabet (-1,01%), casa matriz de Google.

Esas bajadas arrastraron al índice compuesto del mercado Nasdaq, donde cotizan las principales tecnológicas, que cerró con una pérdida del 1,19 por ciento.

Las tecnológicas protagonizaron la sesión bursátil en Nueva York mientras en Washington el director general de Twitter, Jack Dorsey, y la responsable de operaciones de Facebook, Sheryl Sandberg, comparecían ante el Comité de Inteligencia del Senado. Tanto Dorsey como Sandberg defendieron ante los senadores los esfuerzos de sus compañías para responder a las injerencias extranjeras de cara a las elecciones legislativas de noviembre.

Según las dos empresas, ambas están ahora mejor preparadas para hacer frente a los problemas que sufrieron durante los comicios presidenciales de 2016.

Sandberg reconoció que la respuesta de Facebook a la campaña de desinformación rusa en aquel momento, confirmada por los servicios de inteligencia estadounidenses, fue demasiado lenta. Dorsey, por su parte, admitió ante los legisladores que en Twitter no estaban "preparados" ni "equipados" para "la inmensidad de problemas" que han "reconocido".