El laboratorio Elea-Phoenix no logró demostrar ante la Secretaría de Trabajo que tenía tres balances negativos que le permitieran acceder al Procedimiento Preventivo de Crisis (PPC). El PPC no fue homologado. Pese a todo, la empresa acordó 64 retiros voluntarios y envío 25 telegramas a representantes gremiales. El sindicato de visitadores médicos protestó en la puerta de la planta y aseguró que llevará su queja ante la Organización Internacional del Trabajo. Mientras tanto, sigue el conflicto por los 47 despidos en el Laboratorio Craveri. En los últimos días, fueron detenidos dos delegados por los reclamos en la puerta de la empresa.