El diseñador de semiconductores Advanced Micro Devices (AMD) compró a su rivel Xilinx por USD35.000 millones. La compradora pagará con acciones.

Con este movimiento, el conocido rival de Intel en el negocio de los microprocesadores para computadoras, quiere ampliar su negocio de chips para mercados como el de las comunicaciones inalámbricas 5G y los autos inteligentes. La operación también podría permitir a AMD crecer en el negocio de componentes para centros de datos, donde la compañía también librará una dura batalla con Intel, y contrarrestar el avance de otro rival prominente, Nvidia.

La adquisición, que AMD espera cerrar a finales de 2021, y creará una empresa combinada con 13.000 ingenieros y con una estrategia de fabricación completamente externalizada apoyada en gran medida en Taiwan Semiconductor Manufacturing (TSMC), según informa Reuters.

La operación se convierte en una de las compras más abultadas de la historia en la industria de los chips.

El septiembre pasado el grupo japonés Softbank llegó a un acuerdo con la estadounidense Nvidia para venderle por USD40.000 millones la firma de chips y desarrollo de software Arm Limited. Ambas adquisiciones, junto con la anunciada la semana pasada por Intel, que ha vendido a la surcoreana SK Hynix parte de su división de memorias por 7.600 millones de euros, muestra que la industria del chip vuelve a experimentar una nueva ola de consolidación, entre otras razones, por la de ganar en eficiencia y reducir costos. Ambas empresas esperan que el acuerdo genere unos USD300 millones en ahorro.

Desde que Lisa Su, CEO de AMD, tomó las riendas de la compañía en 2014, la directiva se ha centrado en desafiar a Intel en el negocio creciente de los centros de datos, impulsado por el cloud, y quiere impulsar la apuesta de la compañía por áreas de futuro como el 5G y la inteligencia artificial, donde AMD no tiene presencia y la tecnología de Xilinx puede ayudarle.