En los primeros cuarenta días del año, cuatro importantes grupos empresarios se fueron del país. Algunos como General Mills y BRF vendieron sus operaciones. VF anunció que sus marcas Wrangler y Lee se van de Argentina e Hitachi concretó el cierre de sus oficinas en Buenos Aires. Un mal indicio que confirma la complicada situación de las compañías y un fuerte llamado de atención en un año electoral.

En los primeros días de enero, el frigorífico brasileño BRF se desprendió de Campo Austral, última empresa que tenía en el país.

La venta incluyó tres fábricas ubicadas en San Andrés de Giles, Pilar y Florencio Varela. Las plantas en conjunto poseían capacidad de faenar 2.300 cerdos por día y procesar más de 2.000 toneladas de productos al mes, como fiambres, embutidos y paté. Ya había vendido Quickfood (Paty), Avex y también traspasó las marcas Calchaquí y Bocatti.

En un comunicado, Lorival Luz, COO global de BRF, señaló que "la venta de los activos en la Argentina es una etapa importante de nuestro plan de desinversión, especialmente si consideramos la complejidad y diversidad de los activos que estaban en venta. La reducción del endeudamiento es prioridad para BRF y la conclusión de esta etapa confirma nuestro foco en este proceso".

General Mills es otra compañía que decidió desinvertir en el país. En los primeros días de enero le vendió La Salteña a Molinos Río de la Plata del grupo Pérez Companc. En abril de 2016 ya había vendido a Bimbo el negocio de pan congelado y medialunas en Argentina.

En ese momento, Sean Walker, presidente de General Mills para Latinoamérica les agradeció especialmente a los empleados y les dijo que "han tenido un buen desempeño a pesar las condiciones desafiantes". Y agregó en 2016 que "habiendo evaluado nuestro desempeño en el actual ambiente de negocios, determinamos que necesitamos priorizar otras oportunidades de crecimiento dentro de nuestro portafolio latinoamericano".

Febrero arrancó con una fuerte luz roja. El holding japonés Hitachi decidió cerrar sus oficinas en Argentina. La casa matriz prefiere concentrar el manejo de los negocios en Sudamérica desde Brasil. La producción y comercialización de la marca seguirá, pero a través de distribuidores y licenciatarios.

La compañía estadounidense VF Corporation, propietaria de las marcas Wrangler y Lee, anunció la semana pasada que finalizará sus actividades en la Argentina durante 2019 por una reestructuración a nivel mundial. Cerrará su planta en la localidad bonaerense de Benito Juárez, donde trabajan 200 personas. La compañía Kontoor, que opera las marcas de jeanswear, se va del país y desactivará los locales.

Más notas de

Graciela Moreno

El dueño de la disco La City: "Si caes en el tercer round, es porque ya venías mal"

La City una disco porteña con 40 años de historia

Plan B: un catálogo de pymes creadas por trabajadores afectados por la pandemia

Plan B: catálogo solidario de negocios de gente sin trabajo de la industria audiovisual

Cerró el restaurante Dragón Porteño del Barrio Chino y su dueño será delivery de app

Dragón Porteño, fundado hace 20 años, fue uno de los primeros en hacer delivery en el Barrio Chino

Cerró el histórico restaurante Todos Contentos del Barrio Chino

Todos Contentos, el restaurante más querible del Barrio Chino

La cadena de heladerías Persicco cerró su local más emblemático

Cerró el primer local de la cadena Persicco fundado en el 2001

Cerraron 450 cervecerías artesanales y 120 fábricas de cerveza en la pandemia

Cervecerías artesanales en crisis

Cerró el restaurante Sorrento de la avenida Corrientes tras 140 años de historia

Sorrento City, otro restaurante que no sobrevivió a la pandemia

Rodizio Costanera busca socio para reabrir, no paga sueldos desde marzo

Los 60 trabajadores de Rodizio Costanera reclaman el pago de sueldos desde marzo

Las curiosas etiquetas de vinos de Vicentin

Englobadas bajo el nombre Banda de los Sucios: los Vicentin eligieron marcas que hoy, frente a su crítica situación por cesación de pagos, resultan irónicas

Cerró el restaurante La Tekla, remató todo y lo reparte, a cambio de la indemnización

Ricardo Klausner el adiós a un restaurante histórico, La Tekla