La cantidad de autos patentados en el país cayó bruscamente durante agosto último. Según informó la Asociación de Concesionarios de Automóviles de la República Argentina (ACARA), la caída alcanzó el 25,5 por ciento.

El número de unidades cero kilómetro que se vendieron durante el mes pasado fue de 65.247 vehículos, cifra que a su vez reflejó una caída de 2,9% con relación a julio de este año.

De esta forma, el acumulado de los ocho meses transcurridos en el año ascendió a 633.481 unidades, apenas el 1,9% más que en el mismo período de 2017, detalló ACARA.

En un comunicado, el presidente de la entidad, Dante Alvarez, comentó que "seguimos ante un panorama de alta complejidad, pero los niveles de caída que teníamos comienzan a amesetarse, más allá de que los números en el acumulado se mantienen aún por encima de los del año pasado ".

Por otra parte, el empresario enfatizó que "hace pocos días, en nuestra Convención anual, expresamos las grandes urgencias del sector, pero sin dejar de reiterar nuestra disposición para trabajar junto a las autoridades en este momento difícil de la economía".

Precios en alza

En medio de la caída del mercado interno las concesionarias de autos han tenido que tomar decisiones luego de la corrida cambiaria de la semana pasada, que llevó al valor del dólar cerca de los 40 pesos.

Desde hace un tiempo, los dueños de las agencias de autos se vienen quejando de la baja rentabilidad del negocio, debido a la fuerte carga impositiva y porque el nivel de ventas se sostenía a fuerza de grandes descuentos y promociones. Luego de la primera gran devaluación, cuando el dólar pasó de 20 a 30 pesos en un mes, los precios aumentaron y las ventas se desplomaron.

Por estos días el panorama es preocupante. Las concesionarias tienen demasiado stock y en algunos casos han remarcado hasta un 20% el valor de los autos a la espera de las listas de precios que viene de las terminales automotrices.

Fuentes del sector aseguran Volkswagen aumentaría un 13 %, incluso ya había aumentado un 8% en agosto. Fiat estaría incrementando sus precios un 6% y Chevrolet ya concretó una suba del 20% en todos sus modelos. Por su parte, el Grupo automotor PSA, dueño de las marcas Peugeot y Citroën aumentaron un 12% respecto a los precios de comienzos del mes de agosto.

Además, también se han visto perjudicados los clientes que ingresaron a planes de ahorros. Quienes optaron por esa forma de financiamiento durante los últimos dos años han visto como se ha venido incrementando fuertemente el valor de la cuota, en paralelo a la suba del precio de la unidad.

En muchos casos, las personas han decidido salir del plan, con una negociación que les asegure no perder la totalidad del dinero ya invertido.