La inestabilidad macroeconómica obliga a las empresas a repensar sus estrategias. Y en ese ejercicio se encuentra Flybondi, la aérea low cost creada por los empresarios Julian Cook y Richard Guy Gluzman, que comenzó a volar en el país hace poco menos de un año.

La semana pasada la compañía tomó la decisión de dejar su hub secundario, en el aeropuerto Ambrosio Taravella de Córdoba para concentrar sus operaciones en la terminal aérea de El Palomar.

Esa movida repercute en el futuro de ochenta personas que residen en la provincia mediterránea. En ese sentido, fuentes de la empresa le explicaron a BAE Negocios que alrededor de 30 personas se quedarán trabajando en el aeropuerto, tanto en la zona de atención al cliente como en el área de rampas. "A los otros cincuenta trabajadores, en su mayoría tripulantes, ya le hicimos una propuesta que incluye una mejora de sus salarios y una ayuda económica para afrontar las diferentes mudanzas. Un grupo ya aceptó la oferta y el resto lo está pensando. No queremos despedir a nadie". La compañía emplea a 570 personas en forma directa.

La propuesta incluye  una mejora en el salario y el pago de los gastos de mudanza

Hasta ahora, la empresa tenía cuatro aviones en El Palomar y uno en Córdoba y en su búsqueda de bajar costos decidieron unificar toda su flota en un solo lugar.

A partir de octubre, la compañía comenzará a operar en exclusivo desde el aeropuerto bonaerense no sólo a sus destinos de cabotaje sino también a sus dos nuevas frecuencias a Brasil: Río de Janeiro y Florianópolis.

La decisión no afectará la actividad operativa en Córdoba. Desde allí se seguirán operando cinco rutas.

Más allá de las versiones gremiales que vaticinan un futuro negro para la aerolínea, en Flybondi aseguran que están cerca de alcanzar números positivos y que en julio pasado han tenido una ocupación del 87% en sus vuelos.

Incluso indican que en lo que resta del año pasarán a tener un vuelo diario a Córdoba y Posadas y aumentarán frecuencias en las rutas Buenos Aires-Bariloche; Rosario-Iguazú; Córdoba-Iguazú y Córdoba-Salta.

La devaluación del peso ha modificado los planes primarios de las aéreas low cost que comenzaron a operar en el país en el último año. Las compañías tienen una buena parte de sus costos en dólares -como el combustible, seguros y el alquiler de aviones- y por eso han tenido que repensar su estrategia comercial.

Más notas de

Gustavo Grimaldi

Marriott cierra el Sheraton, hace las valijas y se va de Córdoba

Los dueños del edificio analizan que utilidad le darán de ahora en adelante

Un fondo del gobierno británico invierte en una empresa creada por una argentina

Sofía Gancedo promete retornos promedio del 9,4% en dólares

Hornos eléctricos: la competencia entre las empresas levanta temperatura

Los hornos se utilizan en los hogares y también en muchos comercios

Dark Stores: los supermercados también libran su batalla en ese nuevo segmento de negocios

Los lugares se stockean a diario según el tipo de consumo de esa zona

Remates de propiedades sin herederos, una oportunidad para inversores inmobiliarios

Sobre la avenida Alvear hay varias propiedades sin herederos

Supermercados: la marcas propias ganan cada vez más protagonismo en las góndolas

Los consumidores buscan hacer compras cada vez más inteligentes

Desabastecimiento: por falta de oxígeno, la siderúrgica Gerdau detiene su producción en Santa Fe

La demanda de oxígeno de la planta durante abril iba a ser de 1.403.000 metros cúbicos

Coca-Cola ampliará su ayuda financiera a kioscos y almacenes

Se espera que unos 25.000 comercios reciban diferentes ayudas

Tráfico aéreo en Argentina: el sector perderá casi 30 millones de pasajeros durante este año

Ezeiza recibe un promedio de 1.000 pasajeros diarios de destinos internacionales

Cierre en el AMBA: a pesar de las medidas, por ahora, los gimnasios siguen abiertos

Los empresarios aseguran que desde que reabrieron casi no hubo contagios