La inestabilidad macroeconómica obliga a las empresas a repensar sus estrategias. Y en ese ejercicio se encuentra Flybondi, la aérea low cost creada por los empresarios Julian Cook y Richard Guy Gluzman, que comenzó a volar en el país hace poco menos de un año.

La semana pasada la compañía tomó la decisión de dejar su hub secundario, en el aeropuerto Ambrosio Taravella de Córdoba para concentrar sus operaciones en la terminal aérea de El Palomar.

Esa movida repercute en el futuro de ochenta personas que residen en la provincia mediterránea. En ese sentido, fuentes de la empresa le explicaron a BAE Negocios que alrededor de 30 personas se quedarán trabajando en el aeropuerto, tanto en la zona de atención al cliente como en el área de rampas. "A los otros cincuenta trabajadores, en su mayoría tripulantes, ya le hicimos una propuesta que incluye una mejora de sus salarios y una ayuda económica para afrontar las diferentes mudanzas. Un grupo ya aceptó la oferta y el resto lo está pensando. No queremos despedir a nadie". La compañía emplea a 570 personas en forma directa.

La propuesta incluye  una mejora en el salario y el pago de los gastos de mudanza

Hasta ahora, la empresa tenía cuatro aviones en El Palomar y uno en Córdoba y en su búsqueda de bajar costos decidieron unificar toda su flota en un solo lugar.

A partir de octubre, la compañía comenzará a operar en exclusivo desde el aeropuerto bonaerense no sólo a sus destinos de cabotaje sino también a sus dos nuevas frecuencias a Brasil: Río de Janeiro y Florianópolis.

La decisión no afectará la actividad operativa en Córdoba. Desde allí se seguirán operando cinco rutas.

Más allá de las versiones gremiales que vaticinan un futuro negro para la aerolínea, en Flybondi aseguran que están cerca de alcanzar números positivos y que en julio pasado han tenido una ocupación del 87% en sus vuelos.

Incluso indican que en lo que resta del año pasarán a tener un vuelo diario a Córdoba y Posadas y aumentarán frecuencias en las rutas Buenos Aires-Bariloche; Rosario-Iguazú; Córdoba-Iguazú y Córdoba-Salta.

La devaluación del peso ha modificado los planes primarios de las aéreas low cost que comenzaron a operar en el país en el último año. Las compañías tienen una buena parte de sus costos en dólares -como el combustible, seguros y el alquiler de aviones- y por eso han tenido que repensar su estrategia comercial.

Más notas de

Gustavo Grimaldi

Jugueteros esperan al Día del Niño para tener más claro su futuro

De agosto a enero es la temporada alta de los jugueteros

El fabricante de vidrio Rigolleau gestiona un préstamo por $1.000 millones

En los últimos días, hubo varios casos de Covid-19

Víctimas de la pandemia, cierran dos hoteles históricos del interior

Luego de tres meses sin facturar, tuvo que cerrar

Tirar la toalla o seguir remando

Muchos locales no volverán a abrir luego de la cuarentena

Desde que reabrieron las inmobiliarias, crecieron las consultas pero hay pocas ventas

Las inmobiliarias deben seguir estrictos protocolos para mostar una propiedad

Crowdfunding: un sistema que permite acceder a una propiedad en Nueva York con sólo USD1.000

La Gran Manzana atrae a muchos inversores

Hepatalgina cambia de dueño

Elea busca pisar fuerte en el segmento de venta libre

Latam se va de la Argentina

Luego de quince años, Latam despega del país

Constructoras locales proponen aplicar los protocolos de Uruguay y Paraguay

En Punta del Este se retomaron las obras

Despegar desactiva proyecto en Córdoba y consigue quita para comprar agencia

La empresa busca reducir un 35% los costos operativos