El Gobierno dispuso hoy la fusión de dos empresas en las cuales tiene participación la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), con el fin de "disminuir los costos y las cargas fiscales" que representan ambas sociedades, vinculadas con la actividad nuclear

Se trata de Combustibles Nucleares Argentinos Sociedad Anónima (CONUAR) y Fabricación de Aleaciones Especiales Sociedad Anónima (FAE), cuya fusión fue dispuesta a través de un decreto publicado este martes en el Boletín Oficial.

El Gobierno aclaró que la operación "no implica acto de disposición o liquidación de activos pertenecientes al Estado Nacional, sino una transferencia del valor del paquete accionario que posee la CNEA en CONUAR y en FAE".

CONUAR fue creada por decreto en octubre de 1981, durante la dictadura militar, y su capital social pertenece actualmente en un 33,33% a la CNEA y el restante 66,67% a Sudacia SA.

Por su parte, FAE también fue autorizada a operar por medio de un decreto, en junio de 1986 (durante el Gobierno de Raúl Alfonsín); el 68% del capital social es controlado por la CNEA y el 32% por CONUAR.

Según la Casa Rosada, la participación accionaria de la CNEA en ambas sociedades, estrechamente vinculadas a la actividad nuclear, "tiene fundamentos estratégicos en el desarrollo del ciclo de combustible nuclear, en particular, para la producción industrial y para garantizar el autoabastecimiento de combustibles para las centrales nucleares".

"A fin de generar una unidad de negocios, disminuir los costos normales del giro comercial y las cargas fiscales de CONUAR y FAE y, en especial, potenciar las capacidades técnicas y económicas para aumentar las posibilidades de participación en el mercado internacional, resulta conveniente realizar un proceso de fusión por absorción, mediante el cual CONUAR incorpore a FAE", se estableció oficialmente.