La Asociación Internacional del Transporte Aéreo ( IATA) se desmarca de las estrategias adoptadas por las compañías aéreas. En concreto, asegura no tener poder de decisión en materia de reembolsos.

"La realidad es que los fondos están en manos de las aerolíneas, no de IATA", recuerda el lobby aéreo, que insiste en que "la política sobre cómo manejar las devoluciones depende únicamente de las compañías aéreas a nivel individual, sujeto a la regulación local".

IATA cifra en unos USD35.000 millones la cantidad que deberán devolver a los clientes afectados por la pandemia de Covid-19. En el segundo trimestre las reservas de las aéreas se reducirán USD61.000 millones.