Facebook atraviesa un momento muy duro, pero no por algo nuevo. La falta de credibilidad tras el escándalo de Cambridge Analytica y junto a otros hechos oscuros revelados en una investigación del Wall Street Journal (WSJ) puso nuevamente a la empresa de Mark Zuckerberg como el foco de todas las miradas. Esta vez, la presión hizo que Instagram postergue el lanzamiento de su herramienta para menores de 13 años.

"Instagram Kids" había sido anunciado hace varios meses no como una aplicación en paralelo, sino como un apéndice de la original que permita a los preadolescentes de entre 10 y 12 crear su perfil en un ambiente "seguro", según los desarrolladores. Las intenciones son buenas, pero el pasado oscuro de Facebook y la revelación de la propia compañía de que Instagram es "nocivo" para adolescentes incidieron en la decisión de pausar el desarrollo, al menos momentáneamente. 

Instagram Kids

Los directivos de Instagram idearon esta plataforma con un argumento totalmente válido: los niños ya usan internet. Miles de preadolescentes en todo el mundo tienen su celular propio y crearon sus propios perfiles en las distintas redes. Esto es alertado como un peligro muy serio por la posibilidad del robo de datos, estafas, y el acoso sexual conocido como grooming. 

Actualmente, Instagram tiene como edad mínima de uso los 13 años. Sin embargo, han registrado una gran cantidad de usuarios que falsificaron sus datos personales para poder crearse un perfil. Con el fin de evitar estos casos, la empresa dirigida por Adam Mosseri desarrolló "Instagram Kids", una la extensión pensada para niños y niñas de entre 10 y 12 años.

Basados en YouTube Kids de Google, los desarrolladores pensaron en la posibilidad de crear perfiles con herramientas de control parental y en la que sólo se pueda ver y chatear con usuarios del mismo rango etario. Además, esta función prohibiría las publicidades.

El peso de las críticas

Sin embargo, el proyecto deberá esperar para salir formalmente a la luz ya que debieron frenar su publicación ante las fuertes críticas y desconfianza. Una de las principales razones a las que apuntan los detractores es la política de manejo de datos de Facebook, duramente criticada luego del escándalo de Cambridge Analytica.

Por otro lado, y desde una mirada mucho más prohibicionista, cientos de padres no ven como algo bueno que los niños de esa edad usen redes sociales por más filtros de contenido que se les imponga.

Problemas de autoestima, depresión y tendencia al suicido son algunos de los mayores temores que tienen los padres bajo esta postura y se respaldan en un informe que el propio Facebook desarrolló, en el que revelaron que “el 32% de las adolescentes dijo que cuando sienten problemas con su cuerpo, Instagram las hace sentir peor”. Además, el documento informó que el 13% de las jóvenes británicas y el 6% de las estadounidenses afirmaron que su deseo de quitarse la vida se debía a Instagram, afirmó el análisis.

"Creemos firmemente que es mejor para los padres tener la opción de darles a sus hijos acceso a una versión de Instagram diseñada para ellos, donde los padres pueden supervisar y controlar su experiencia, que confiar en la capacidad de una aplicación para verificar la edad de los niños que son demasiado jóvenes para tener una identificación", explicó Mosseri en un comunicado y agregó: "Tengo tres hijos y su seguridad es lo más importante en mi vida. Escuché las inquietudes con este proyecto y hoy anunciamos estos pasos para que podamos hacerlo bien".

Un freno ¿temporal?

La decisión es pausar este proyecto para retomarlo en base al feedback y las consultas con expertos, padres y legisladores. Sin embargo, un amplio sector del Congreso de los Estados Unidos opinó que no es suficiente y deberían suspenderlo definitivamente

A través de una carta, los legisladores demócratas expresaron que " Facebook ha perdido por completo el beneficio de la duda cuando se trata de proteger a los jóvenes en línea y debe abandonar por completo este proyecto".

Esto se suma a la investigación que los congresistas Marsha Blackburn (republicana) y Richard Blumenthal (demócrata) impulsaron a mediados de septiembre acusando a Facebook de no hacer nada contra la toxicidad de sus plataformas en adolescentes. Según dieron a conocer a través de The Verge, cuentan con un informante de la compañía que pretende brindar testimonios en consonancia a lo revelado por el WSJ.

Los directivos de Instagram no piensan suspender definitivamente este proyecto. En tanto, Mosseri opinó sobre la publicación del diario estadounidense contra Facebook: "Para ser claros, no estoy de acuerdo con el modo en que el WSJ ha informado sobre nuestra investigación, la cual sirve para poder mejorar Instagram. Eso significa que nuestros conocimientos a menudo arrojan luz sobre los problemas, pero inspiran nuevas ideas y cambios en Instagram".

El jueves 30 de septimebre podría haber novedades del caso tras la audiecnia que se realizará en el Congreso de los Estados Unidos para abordar el impacto de Instagram en la salud mental de los jóvenes. Participarán algunas autoridades de Facebook como Antigone Davies, responsable global de Seguridad.