Al laboratorio Elea y a la frutícola Ecofrut les llegó su turno.

Por la caída de las ventas y la devaluación, el grupo farmacéutico Elea se vio obligado a pedir ante el Ministerio de Producción y Trabajo un proceso preventivo de crisis (PPC).

Endeudada en dólares, la empresa nacional necesitaría despedir entre 100 y 120 trabajadores. Sucede que con la compra de Phoenix, Elea amplió su plantel laboral de 800 a 1.200 personas.

Elea es la firma encabezada por Hugo Sigman, Daniel Sielecki y Luis Gold, que buscaba quedar mejor posicionada en la producción de genéricos. Sigman es uno de los principales empresarios del sector de los laboratorios y, además, es productor de cine.

Por su parte, Ecofrut, oriunda de Cipolletti (Río Negro), presentó ante la Justicia la solicitud de apertura de su concurso preventivo.

La deuda que mantiene Ecofrut con los bancos alcanza a los 166 millones de pesos. Se estima, según datos extraoficiales, una cifra similar con los proveedores.

El principal acreedor es el Banco Nación con el que la empresa frutícola tiene pasivos por algo más $61 millones.