La riqueza personal de Mark Zuckerberg se redujo en casi 7 mil millones de dólares en unas pocas horas, y el multimillonario cayó un escalón en la lista de las personas más ricas del mundo, después de que quedaran fuera de línea los productos insignia de Facebook Inc: Facebook, Instagram y Whatsapp.

Las acciones de Facebook cayeron 5.6% a 323.89 dólares a la 13:35 hora de Nueva York. Los activos ya se encontraban en declive desde el lunes, luego de que una exempleada apareciera el domingo en el programa de noticias "60 Minutes" para hablar sobre la investigación interna de la compañía sobre su impacto en la sociedad

A la mala performance por las denuncias, se sumó la caída en todo el mundo. El mercado dio un clara señal del impacto luego de que los usuarios de Facebook informaran que no podían acceder a su familia de aplicaciones de redes sociales, como la aplicación para compartir fotos Instagram y el servicio de mensajería WhatsApp.

También se vieron afectados algunos servicios internos utilizados por los empleados de Facebook, incluida la herramienta Workplace de la empresa para comunicarse entre equipos, según informó un portavoz de la compañía.

El primer minuto sin Facebook

Más de 125.000 usuarios de Facebook informaron problemas para acceder a la aplicación a las 11:54 en Nueva York, según el sitio web DownDetector. Al menos 98.000 personas informaron problemas con Instagram y unas 35.000 dijeron que WhatsApp tenía problemas. La red de aplicaciones de Facebook tiene una media de más de 2.700 millones de usuarios diarios.

"Somos conscientes de que algunas personas tienen problemas para acceder a nuestras aplicaciones y productos", dijo el portavoz de Facebook Andy Stone en un tweet. “Estamos trabajando para que las cosas vuelvan a la normalidad lo antes posible y nos disculpamos por cualquier inconveniente”.

El panorama que enfrenta Facebook Inc.

La caída de Facebook, WhatsApp e Instagram no podría llegar en peor momento para la empresa, que atraviesa una de las crisis más grandes de toda su historia, apenas comparable al escándalo de Cambridge Analytica en 2016. Una filtración de documentos privados de la compañía reveló que el algoritmo de Facebook fomentaba el odio y el de Instagram dañaba la salud mental de las adolescentes, hechos que la red social decidió ignorar.

Por si fuera poco, este domingo apareció en la televisión estadounidense una exempleada de la compañía que entregó los documentos a The Wall Street Journal. Frances Haugen trabajó para empresas como Google y Pinterest, pero dijo que Facebook era "sustancialmente peor" de que lo que había visto antes.