Las ventas de "smartphones" a nivel mundial descenderán un 1,9% en 2019 en comparación con el año anterior, lo que supone su tercer año consecutivo a la baja, según las últimas previsiones de la consultora tecnológica IDC, que añade que los móviles 5G representarán el 0,5% de los dispositivos vendidos este año, pero alcanzaran el 26,3% del total en 2023.

La firma achaca este nuevo descenso a unos mercados "altamente saturados" en los países desarrollados y a una rotación más lenta de dispositivos en algunas economías en desarrollo, aunque añade que el factor más significativo y que mas incertidumbre aporta es cómo se desarrollará la disputa comercial entre Estados Unidos y China a lo largo del año.

"Incluso sin las crecientes tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, el mercado de los smartphones tiene algunos retos importantes que resolver antes de volver a crecer de nuevo", dijo el vicepresidente del programa "IDC's Worldwide Quarterly Mobile Phone Tracker", Ryan Reith, quien, sin embargo, afirmó que "la luz al final del túnel está cerca" y el crecimiento está de nuevo al alcance.

Las previsiones de IDC anticipan que las ventas descenderán un 5,5% en la primera mitad de 2019 en comparación con los seis primeros meses de 2019, pero en la segunda mitad del año crecerán un 1,4% impulsados por la aceleración del 5G, una mayor oferta de dispositivos "premium" a menor precios y un repunte de mercados como India.

De esta manera, IDC prevé que los envíos de "smartphones" caigan en el conjunto del año hasta los 1.375,5 millones de unidades, un 1,9% menos que en 2018, mientras que para 2023 esperan que alcancen los 1.520 millones de dispositivos, con una tasa media de crecimiento anual del 1,6% en el periodo 2018-2023.

Por el sistema operativo, espera que este año se vendan 1.191,9 millones de dispositivos con Android, un 0,1% menos que en 2018, lo que otorga a Google una cuota de mercado del 86,7 por ciento. iOS, el sistema de Apple, se quedará con una participación del 13,3 por ciento.