La venta de cigarrillos significa un aporte importante para las cajas registradoras de los kioscos.

Teniendo en cuenta esa variable, el presidente de la Unión de Kiosqueros de la República Argentina (UKRA), Néstor Palacios, remitió una comunicación formal ante las autoridades de la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires en el que rechaza un proyecto de ley que pretende regular el consumo, comercialización y publicidad del tabaco y sus derivados en todo el territorio bonaerense.

De acuerdo a sus argumentos de la misiva, la iniciativa que empuja el Frente de Todos (FdT), avanzó de manera "inconsulta", y, de prosperar, podría poner en riesgo unos 26.000 puestos de trabajo y agravar la crisis económica en la que sumergió al sector la pandemia.

"Esta iniciativa se produjo sin una discusión abierta y sin habernos convocado ni haber realizado una evaluación de impacto en nuestra actividad", señalaron desde la Cámara de comerciantes en una nota enviada al presidente de la Cámara de Diputados bonaerense, Federico Otermin.

Los kiosqueros a su vez afirmaron que de aprobarse la iniciativa, "todos los kioscos deberán adaptar su mobiliario para que los productos no sean visibles de ninguna forma por el consumidor", indicó Parlamentario.

La Ley nacional de control de tabaco N° 26.687 ya contempla regulaciones para la actividad, por lo que la organización que agrupa a los comerciantes tomó con sorpresa la presentación del proyecto.

Al haber sido presentado por el titular de la Cámara baja con la firma del diputado Otermín y reconocer la autoría del presidente del bloque de diputados del Frente de Todos, Facundo Tignanelli, conataría con la fortaleza numérica y política como para ponerse en consideración y, eventualmente, aprobarse en este ámbito, sin demasiados trámites.

Lo que se propone es prohibir en todo el territorio de la provincia de Buenos Aires la publicidad, promoción y patrocinio de los productos de tabaco, entre otras cuestiones que se establecen.

La crisis económica producto de las restricciones por coronavirus golpeó a los kiosqueros de manera directa. De acuerdo a datos que difundieron, en el último tiempo las ventas cayeron 80% y, detallaron, "hubo meses de facturación mínima".

"Ahora se pretende aprobar una medida que restringe y prohíbe la venta y promoción de los productos de tabaco que va a castigar aún más las ventas", insistieron.