En la misma línea que cientos de empresas que impusieron sanciones a Rusia después de su invasión a Ucrania hace dos semanas, McDonald´s anunció este martes que suspenderá sus operaciones en el país que gobierna Vladimir Putin, de tal manera que alrededor de 850 locales quedarán cerrados al público. Apenas horas después de ese anuncio, la cadena de cafeterías Starbucks confirmó que también pausará sus negocios en Rusia. 

En los últimos días, cientos de personas en redes sociales habían llamado a hacer un boicot a las empresas que se quedaban en Rusia, y uno de los hashtags más difundidos fue #Boycott McDonalds. “En días recientes, he hablado y escuchado de muchos en nuestro sistema acerca de nuestras operaciones en Rusia. La situación es extraordinariamente desafiante para una marca global como la nuestra, y hay muchas consideraciones. Durante 66 años, hemos operado con la creencia de que las comunidades mejoran cuando hay un McDonald's cerca”, dijo el CEO Chris Kempczinski.

Ahora, el ejecutivo confirmó en un mail a empleados y franquiciados que la empresa "se une al mundo para condenar la agresión y la violencia y orar por la paz".  “El conflicto en Ucrania y la crisis humanitaria en Europa han causado un sufrimiento indescriptible a personas inocentes", escribió Chris Kempczinski. “Nuestros valores significan que no podemos ignorar el sufrimiento humano innecesario que se desarrolla en Ucrania. En este momento, es imposible predecir cuándo podremos reabrir nuestros restaurantes en Rusia", agregó.

Sin embargo, el bloqueo no siginificará consecuencias para los empleados de la empresa en Rusia. Kempczinski adelantó que McDonald's seguirá pagándole el sueldo a las 62.000 personas que trabajan para la cadena en el país. “En Rusia empleamos a 62.000 personas que han puesto su corazón y alma en nuestra marca para servir a sus comunidades. En los más de treinta años que McDonald's ha operado en Rusia, nos hemos convertido en una parte esencial de las 850 comunidades en las que operamos”, reflexionó el CEO. Según datos de Bloomberg, McDonald's administra el 84% del total de locales, y Rusia representó el 9% de sus ingresos globales.

Además, sostuvo que donaron cinco millones de dólares a su Fondo de Asistencia para Empleados, y continuarán "apoyando los esfuerzos de ayuda liderados por la Cruz Roja Internacional en la región”. "Estamos experimentando interrupciones en nuestra cadena de suministro junto con otros impactos operativos. También seguiremos de cerca la situación humanitaria", concluyó.

Starbucks también se va, pero todavía quedan muchas empresas

Horas después del anuncio de McDonald's, la cadena de cafeterías Starbucks dijo que también suspendía toda actividad comercial en Rusia. Con mucho menos mercado que la cadena de comida rápida —130 puntos de venta entre Rusia y Ucrania frente a 850 solo en Rusia—, la decisión llega sorprendentemente tarde, ya que, como son todas franquicias, Starbucks no las operaba directamente y los ingresos desde esas zonas eran menos del 1% de los ingresos globales. 

El CEO de Starbucks, Kevin Johnson, escribió en una carta que la empresa continuaría apoyando a sus casi 2.000 empleados rusos, y que la pausa incluye el envío de productos de Starbucks y el cierre temporal de las tiendas. Además, condenó los ataques a Ucrania y prometió donar regalías de su negocio ruso a causas humanitarias en la nación sitiada.

De esta manera, ambas cadenas se suman a grandes compañías que se fueron de Rusia, como Apple y Samsung o Paypal y Netflix. Sin embargo, todavía hay grandes alimenticias que no se van, y ni siquiera se pronunciaron al respecto de la crisis humanitaria en Europa del Este. Entre las apuntadas están KFC, Burger King, Coca-Cola y PepsiCo, que fueron ampliamente criticadas en redes sociales. 

Este mismo martes, PepsiCo decidió suspender la venta de sus gaseosas y marcas de bebidas globales y las inversiones de capital y las actividades publicitarias y promocionales en Rusia, pero, afirmó que la empresa tiene la responsabilidad humanitaria de ofrecer otros productos, incluidos los esenciales para la vida diaria, como la leche y la fórmula para bebés.

Starbucks tiene alrededor de 130 locales en Rusia y Ucrania

Hasta la tarde de este martes, Coca Cola tenía “todas las instalaciones operativas, de producción y logística" en funcionamiento, pero después del éxodo que comenzó McDonald's, anunció en las últimas horas la suspensión de sus operaciones en Rusia. “Seguiremos vigilando y evaluando la situación a medida que evolucione”, dijo la compañía en un comunicado en el que no detalló la magnitud de sus actividades en ese país.

La multinacional había dicho la semana pasada que donaría 1 millón de euros para apoyar a la Cruz Roja en Ucrania y otros 550.000 euros para ayudar a los refugiados en los países vecinos. No fue suficiente: la cadena de supermercados ucraniana Novus anunció a poco después de esas donaciones que dejaría de vender productos Coca-Cola y calificó a la compañía de “sinvergüenza” por seguir “trabajando con los invasores con toda su fuerza”, sumándose así al boicot impulsado a través de las redes sociales.

Otras grandes cadenas estadounidenses, como Yum! Brands, KFC (ambas de comida rápida) y Pizza Hut (pizzerías) anunciaron anoche la suspensión de sus operaciones en Rusia y se comprometieron a entregar las utilidades de sus negocios en ese país a iniciativas humanitarias.

Asimismo, la gigante de tecnología informática IBM informó también anoche que interrumpía sus actividades en Rusia.

En total, más de 280 grandes empresas con presencia importante en Rusia ya anunciaron la suspensión de sus operaciones allí, según un inventario elaborado por la Universidad de Yale, mientras una treintena de multinacionales seguía trabajando.

El promotor de esa lista, el profesor de gestión Jeffrey Sonnenfeld, subrayó el papel que jugó en el caída del régimen racista del apartheid la salida de 200 grandes grupos en Sudáfrica en la década de los 80.