La filial argentina de la automotriz Nissan volvió a exportar, tras una pausa de dos meses en su actividad productiva. Hace dos semanas retomó el trabajo en su fábrica de Santa Isabel, y ahora logró embarcar 300 autos rumbo a Brasil. Así, "vuelve a tomar ritmo".

Nissan volvió a la actividad industrial el 16 de junio "luego de casi dos meses", y "ahora fue el turno de las exportaciones, en un nuevo paso hacia la normalización de su actividad", anunciaron en un comunicado.

De esta forma, 300 unidades de Nissan Frontier fueron despachadas el jueves 25 de junio desde el puerto de Buenos Aires hacia Río de Janeiro, Brasil. Entre los autos embarcados hay 10 Nissan Frontier S; 179 Attack; 50 XE y 61 LE.

En este contexto, la empresa celebró que "con el paso de los días y siempre manteniendo todas las medidas sanitarias para garantizar la seguridad de empleados, clientes, proveedores y concesionarios, paulatinamente Nissan Argentina vuelve a tomar ritmo".

“Retomar la actividad en Santa Isabel, y menos de 2 semanas después, estar realizando una nueva exportación es resultado del esfuerzo y del compromiso de muchas personas. Esto nos vuelve a mostrar el rumbo hacia una estabilización del negocio en un contexto muy desafiante pero del que sin duda, vamos a salir fortalecidos”, destacó Gonzalo Ibarzábal, presidente de Nissan Argentina.