El presidente de Sears, Eddie Lampert, hizo una oferta de más de u$s5.000 millones por la compañía, dando esperanza a los almacenes estadounidense de 126 años para que puedan evitar la liquidación.

Lampert aceptó asumir impuestos y facturas de proveedores por más de u$s600 millones.