La petrolera estatal brasileña Petrobras admitió que incumplirá la meta que se propuso de realizar desinversiones por u$s21.000 millones debido a una decisión judicial que paralizó las negociaciones para vender activos en el país.

"No alcanzaremos esa meta debido a una decisión judicial que paralizó todas las negociaciones", afirmó el presidente de la mayor empresa de Brasil, Ivan Monteiro, en la rueda de prensa en que la petrolera presentó sus resultados trimestrales, según publicó EFE.

Petrobras terminará el año con ingresos por ventas de activos de u$s7.500 millones, principalmente por las operaciones en el Golfo de México y en África.

Monteiro se abstuvo de aclarar a cuánto ascenderá el total de desinversiones en el bienio 2017-2018, cuyos objetivos fueron reducir el tamaño de la empresa, hacer frente a la crisis provocada por el escándalo de corrupción y adecuarse a una coyuntura negativa provocada por la caída de los precios del crudo.

Otras ventas previstas para este año, como la de la unidad de gasoductos del Nordeste (TAG) y la de algunas de sus refinerías en Brasil, fueron paralizadas por una decisión de la Corte Suprema que obliga a las estatales brasileñas a vender sus subsidiarias y activos en Brasil con aprobación del Congreso

En ese marco se suspendió la venta del 60% de la participación de Petrobras en cuatro refinerías en los estados de Bahía, Pernambuco, Río Grande do Sul y Paraná.

El presidente de Petrobras dijo igualmente que las negociaciones para vender la refinería que la compañía tiene en Pasadena (Estados Unidos) están "avanzadas" y que la venta será anunciada cuando el acuerdo esté concluido.

Dijo también que la venta de su participación en Braskem, la mayor petroquímica de América Latina y que comparte con el grupo Odebrecht, dependerá de las negociaciones de venta que adelanta este último con la holandesa LyondellBasell.

"Cuando Odebrecht anuncie el resultados de esas negociaciones, avisaremos si nos adheriremos o no al proceso", dijo. La compañía petrolera brasileña obtuvo en el tercer trimestre de este año un beneficio de 6.644 millones de reales (algo más de u$s1.780 millones), según informó en un comunicado.

El resultado es "25 veces mayor que el del mismo periodo del año pasado", cuando la empresa semiestatal ganó 266 millones de reales (71 millones de dólares).