La automotriz francesa Grupe PSA, que incluye a las marcas Peugeot y Citroën, entre otras, retomó su producción en la Argentina, "de forma gradual y segura" en su planta de El Palomar, en la provincia de Buenos Aires, informó hoy la empresa.

Por tal motivo, la compañía elaboró un protocolo para proteger a sus trabajadores, que contempla la utilización, en lo posible, del transporte individual para la llegada a la fábrica, como corresponde para los empleados exceptuados del aislamiento pero que no trabajan en rubros esenciales.

Este protocolo sanitario implicará que se asegure la provisión de barbijos para el uso compartido de vehículos y el transporte; se compruebe la temperatura corporal para el ingreso de los empleados; y que haya un suministro individual de barbijos y disponibilidad de alcohol en gel.

Además, se dispuso la utilización obligatoria de gafas protectoras y el respeto al distanciamiento social en todos los lugares de la unidad, incluidas las áreas de descanso y las áreas para fumadores con demarcación en el suelo. La limpieza frecuente de herramientas y superficies de trabajo es otra de las tareas a desarrollarse.

También, las las llamadas "Patrullas de Salud" se encargarán de verificar diariamente la aplicación de las medidas y acciones de protección en las unidades y de garantizar las medidas correctivas, de ser necesario.

El Grupe PSA fabrica en la planta de El Palomar tanto los modelos 308 y 408 de Peugeot como los modelos C4 Lounge y Berlingo de Citroën.

El director del Polo Industrial Argentina de Groupe PSA, Miguel Latorre, comentó que "desde la interrupción de la producción en el Centro de El Palomar, hemos puesto en práctica un protocolo sanitario reforzado en la unidad, con el apoyo de nuestro servicio médico y en estrecha colaboración con nuestros interlocutores sociales. Gracias a este esfuerzo colectivo, validado por una auditoría in situ, podemos reanudar la fabricación de vehículos en este sitio de manera gradual y segura".